Buscar

Adoración y Liberación

Por Vicente Montesinos

Categoría

San Pío de Pietrelcina

¿Qué sucedió entre San Pío de Pietrelcina y Monseñor Marcel Lefevbre?

Entre las muchas personas quienes fueron a ver al Padre Pio, estuvo el Arzobispo Lefebvre, y tras ese encuentro surgieron multitud de leyendas y maledicencias que de una forma u otra intentaron hacer creer que el Padre Pío amonestó a Lefevbre a modo de profecía por actuaciones que el Arzobispo tendría en el futuro. 

Encuentro entre el Padre Pío y Lefevbre

Sobre este asunto, el 8 de agosto de 1990, el Arzobispo Lefebvre escribió una carta personal a un sacerdote de la Fraternidad en Francia, quien le había escrito previamente para saber sobre su encuentro con el Padre Pío. 

He aquí un extracto de la carta:

“El encuentro tuvo lugar después de Pascua, en 1967, durando dos minutos. Me acompañó Fr. Barbara y un hermano de la Congregación del Espíritu Santo, el Hno. Felin. Conocí al Padre Pío en un pasillo, cuando iba de camino a su confesionario, le asitían dos Capuchinos.



“Le expliqué, en pocas palabras, el propósito de mi visita: que bendijera a la Congregación del Espíritu Santo, la cual estaba por celebrar un Capítulo General Extraordinario al que asistíría, y que estaba siendo conducida al ‘aggiornamiento’ o modernización, como estaba sucediendo con otras sociedades religiosas, y que temía que tal reunión sería problemática…



“Entonces el Padre Pío exclamó: ‘¿Yo bendiciendo a un arzobispo?, no, no, ¡es usted quien debe bendecirme a mí!’, se inclinó para recibir la bendición. Lo bendije, el besó mi anillo y continuó su camino hacia el confesionario…

El Arzobispo aclaró la sencillez y belleza de este encuentro entre estos dos grandes amantes  de Jesucristo. 

                                     Vicente Montesinos

Anuncios

San Pío de Pietrelcina. “Un crucificado sin cruz”. 23 de septiembre. Semblanza y oracion. 

Celebramos hoy, 23 de septiembre, la memoria de este gran santo de nuestro tiempo. 

“En cuanto a mí, Dios me libre de gloriarme si no es en la cruz de nuestro Señor”, repetía. 

En el seguimiento y la imitación de Cristo Crucificado fue tan generoso que hubiera podido decir «con Cristo estoy crucificado: y no vivo yo, sino que es Cristo quien vive en mí» (Gal 2, 19).
Derramó sin parar los tesoros de la gracia que Dios le había concedido con especial generosidad a través de su ministerio, sirviendo a los hombres y mujeres que se acercaban a él, cada vez más numerosos, y engendrado una inmensa multitud de hijos e hijas espirituales.

“Este es uno de esos hombres extraordinarios que Dios envía a la tierra de vez en cuando para la conversión de los hombres”, dijo al Papa Benedicto XV un Obispo de Uruguay luego de visitar al Padre Pío.

Con esas palabras, el Prelado supo dar a la figura del fraile capuchino toda su dimensión: es la visita que Dios hace a la Humanidad en determinadas épocas, para indicarle el camino a la salvación. 

Con su inmensa popularidad y sus asombrosos dones sobrenaturales, San Pío de Pietrelcina fue, por encima de todo, un alma crucificada, ofrecida como víctima voluntaria por el mundo, sumida en un permanente coloquio con el Señor. 

De esas íntimas profundidades emerge la fuerza con la cual llegó a identificarse por entero con Cristo. Los estigmas de la Pasión son el sello exterior de esa unión mística entre el Creador y su criatura.

Os dejo una oración al Padre Pío, y pidámosle incesantemente intercesión por la Iglesia y el mundo, en estos cruciales momentos

                                               Vicente Montesinos

                                 ORACION 


Bienaventurado P. Pio, testigo de fe y de amor. Admiramos tu vida como fraile Capuchino, como sacerdote y como testigo fiel de Cristo. El dolor marcó tu vida y te llamamos “Un crucificado sin Cruz”.

El amor te llevó a preocuparte por los enfermos, a atraer a los pecadores, a vivir profundamente el misterio de la Eucaristía y del perdón.

Fuiste un poderoso intercesor ante Dios en tu vida, y sigues ahora en el cielo haciendo bien e intercediendo por nosotros.

Queremos contar con tu ayuda. Ruega por nosotros.
Lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

San Padre Pío : es necesario detenerse. 


El santo Padre Pío de Pietrelcina repetía a menudo la idea de que en el camino que lleva a Dios no se puede prescindir de la luz de la fe, y que la fe necesita madurar en la reflexión, hecha en el silencio y en la soledad.

Decía así Padre Pío: “Sin esta luz es necesario detenerse. No se puede ir adelante en la oscuridad. Por eso hace falta hacer un alto en el camino de la perfección cristiana, no se puede jugar a la gallina ciega”

Estos no son momentos de pereza, sino momentos en que uno se vuelve a encontrar a si mismo y se encuentra a Dios.

Adoración y Liberación crece…

¡Feliz domingo, queridos hermanos y hermanas!

Con gozo os quiero informar hoy de que Adoración y Liberación crece, poco a poco, para Gloria de Dios; y que desde el Blog donde hemos estado trabajando estos años, damos el salto a un nuevo proyecto: una página web integral, en la que estará alojada el Blog de Adoración y Liberación, además de otros contenidos que, poco a poco, y con la ayuda del Señor, iremos desarrollando (adoracionyliberacion.wordpress.com)

Además, el proyecto integra de una forma definitiva todas las redes sociales en las que venimos difundiendo nuestros contenidos; y potencia el protagonismo de las mismas, que es tu protagonismo: esperamos que Adoración y Liberación sea así un espacio aún más participativo; y un lugar de encuentro, oración, reflexión y ayuda para la evangelización, en el seno de la Iglesia Católica, a mayor gloria de Dios (facebook.com/adoracionyliberacion y twitter en @adoralibera)

En la víspera de la Festividad de Todos los Santos; a ellos encomendamos nuestras acciones, pidiéndoles que sean del agrado del Señor… No tenemos otra ambición.

Encomendamos especialmente esta lucha a la Divina Misericordia de Nuestro Señor; al maternal cariño de la Reina de la Paz; a la protección de San Miguel Arcángel, y a la intercesión de San Juan Pablo II y de San Pío de Pietrelcina. ¡Gloria a Dios!

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑