Buscar

Adoración y Liberación

Por Vicente Montesinos

Categoría

Aberasturi dixit…

ABERASTURI DIXIT (5): Las palabras las carga el diablo…

Jose Luis Aberasturi – Enero de 2016

 

11111
El Padre Jose Luis Aberasturi en una imagen de archivo

 

“Las palabras las carga el diablo…, y las disparan sus acólitos”. Este sería su título completo. Se lo he robado al refrán español que dice: “Las armas las carga el diablo”, sin más añadidos. Pero he apostado por ese alargamiento: me parece aún más expresivo, por más exacto y más real.

¡Cuántas veces, en efecto, se ha producido una desgracia irreparable con un arma de fuego que se suponía descargada, o con el seguro echado! Por supuesto, no había ninguna intención de herir o de matar; como mucho, imprudencia, porque con las armas -“que las carga el diablo”- toda prudencia es poca.

Pero es mucho peor -y no solo en el plano moral, también en el plano antropológico- disparar, no con balas y sin intención malévola, sino con las PALABRAS, con lo que representan, con la realidad que encierran, para corromper -intencionadamente- voluntades, entendimientos y corazones. A lo que hay que añadir todos los efectos colaterales, a corto y más largo plazo, que son imposibles de predecir, de abarcar y de valorar…, aunque las cosas -¡qué duda cabe!- se hacen siempre con una intención precisa; pero sus efectos nunca se circunscriben a lo querido y previsto.

Pongo un ejemplo: el ABORTO. Mucho hay que corromper a una mujer -y a un médico: ¡qué cinismo y qué sarcasmo!; y a unos políticos; y a unos periodistas, etc- para “convencerla” de que la “solución”, necesaria y única, es MATAR al niño -su HIJO- que está en camino: tan en camino que, si no le matan, nacería naturalmente.

Se corrompen así, para lograr la deconstrucción de la persona humana,  palabras como “mujer”, “hijo”, “dar a luz”, “seno materno” y “maternidad”, “matrimonio” -lo que es, para qué es-, las mismas relaciones “normales” entre hombre y mujer, la “dignidad de la persona humana”, empezando por el mismo “lenguaje” y “significado” del “cuerpo”, el sentido del “amor conyugal”, el valor y el sentido del “sexo”, etc., etc.

Desde el mismo momento en que se instala legalmente el aborto, todas esas palabras, y más que podríamos añadir -“moral”, “bien” y “mal”, por ejemplo-, dejan de significar lo que significaban: quedan “tocadas”; más aún: “corrompidas”. Y se convierten en trampas dialéticas, en meros “sonidos guturales”. Y la comunicación entre las personas para en nada, porque se ha roto. ¿Qué nos vamos a “comunicar” si, con las palabras vaciadas, ya no hay posibilidad de comunicar “nada”? Como no se puede dar de beber a nadie de una botella vacía.

El mismo empeño existe en la Iglesia, especialmente desde el último Concilio. Y han reverdecidos esos intentos, después de haber estado invernados -enterrados- durante más de 30 años, con los Pontificados de san Juan Pablo II y de Benedicto XVI.

Hemos llegado a un punto en el que, en la Iglesia, ya no se sabe muy bien qué significan realidades que hasta no hace mucho estaban claras en todas partes; y si uno pretendía pasarse de listillo, pues se le decía, y se reconducían las cosas más o menos a corto plazo.

Así, palabras como “pecado” y “gracia”, “vocación cristiana”, “católico” y “lo católico”, “sacramentos” y las condiciones para recibirlos con fruto espiritual, “Iglesia Católica” -su ser y su misión; sus notas de autenticidad-, “conversión”, “ecumenismo”, “pastoral”, “Papado y Jerarquía”, “Fe”, “misericordia”, “pobres”, “sacerdote” y “sacerdocio”, “vida consagrada”…, y muchas otras -aunque sobran con estas-, ya no se sabe qué significan, ni para qué están.

Nos hemos metido en un marasmo de buenismo, de infantilismo, de ignorancia, de falta de convicciones, de “luteranismo”, de irenismo, de dejación en la “defensa de la Verdad” -a la que se pretende mostrar como “ofensa” a los demás-: Verdad, por cierto, que NO ES NUESTRA, SINO RECIBIDA de Dios mismo… que se está instalando, en la gente buena, un estupor y un no saber a qué carta quedarse que más se parece a desconcierto que a otra cosa. Y, por cierto, así se cargan el “ecumenismo”, término con el que se les llena la boca a los mismos que vacían y liquidan a la Iglesia.

¿Cómo va un sacerdote bueno, con sentido de su sacerdocio, a sentarse en el confesonario para atender almas, si se le han quitado los criterios doctrinales y morales para hacerlo? Si basta con el “fuero interno”, ¿qué pinta la Confesión, y la Dirección Espiritual? Si se puede comulgar en pecado mortal, ¿a qué se reduce la eucaristía? No puede ponerse ya con mayúscula, porque no significa nada, porque queda reducida a nada: a lo mismo que la supuesta “eucaristía” de algunas  otras “iglesias”.

Si unos luteranos finlandeses, de gira por Roma junto a otros fieles católicos, también finlandeses, asisten a la Misa del grupo católico, y se acercan a comulgar -como ha pasado hace unos días en Roma-, y el sacerdote católico -sabiéndolo: iba en el grupo- les da la Comunión como si tal cosa… Pues ¡apaga y vámonos!

Es un ejemplo que pone indignación y vergüenza en el corazón de muchos católicos que quieren ser fieles a la Iglesia, y luchan por serlo.

 

—————————————————————

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

 

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que ¡Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

 

Anuncios

ABERASTURI DIXIT (4): “Teniendo ojos, no ven…, y teniendo entendimiento, no entienden”.

Jose Luis Aberasturi (Enero de 2016)

 

12

 

Es Jesús quien habla, dedicando sus palabras especialmente a los principales entre los judíos, a los que les recuerda la profecía de Isaías en contra de los propios judíos:“Les hablo en parábolas porque viendo ojos, no ven; y oyendo no oyen ni entienden. En ellos se cumple la profecía de Isaías: ‘Oír, oiréis, pero no entenderéis mirar, miraréis, pero no veréis. Porque se ha embotado el corazón de este pueblo, (…) no sea que con su corazón entiendan y se conviertan,  y yo los sane’.” (Mt 13, 13-15).

No hay mejor misericordia -no la puede haber- que la que anida en el Sacratísimo y Misericordioso Corazón de JesúsPero cuando hace falta decir la Verdad.y defenderla, y encarar a los que no lo hacen, sino que la ocultan, la pervierten y la tergiversan; es decir, cuando está en juego “la Casa de mi Padre” -“el celo de tu Casa me consume” cfr. Jn 2, 16-18), recordarán los Apóstoles-, al Señor se le entiende todo. Clarito, clarito. Porque no se corta un pelo.

¿A dónde voy con esta entrada? Acabo de leer una entrevista -ya vieja, de hace unos meses- al Sr. Secretario de la Congregación para la Vida Religiosa -mons. Fernández Carballo-donde se despacha -a gusto, supongo- con una serie de lugares comunes, y con otra serie de afirmaciones que, la verdad, lo primero que me ha venido ala cabeza son las palabras con las que titulo y abro el artículo. Para ser misericordioso diré que el buenismo le consume, o le ha sorbido el seso. No hallo otra explicación. Y daré unos datillos.

De un plumazo se quita de encima a todos los que escriben -escribimos- sobre la realidad de lo que está pasando en la Iglesia, en España y en el mundo. Se nos quita de encima, o eso pretende, tildándonos de “profetas de desventuras”, palabras que pone en boca de Juan XXIII, con motivo de la convocatoria del Concilio Vaticano II, y de Benedicto XVI, con no sé qué motivo. Él sabrá si son ciertas.

Y para desenmascararnos, se marca la siguiente machada: “Los que piensan que la vida religiosa en España está muerta, solo tienen que abrir los ojos”. Da por sentado que la vida religiosa, en general, y la vida consagrada más en particular, ni está desapareciendo ni va a desaparecer. Y cuando el entrevistador le hace notar la cantidad de colegios, conventos, etc., que se están cerrando en España, se lo salta a la torera, como si no pasara nada y estuviera todo previsto; y fuese, además, buenísimo: “Es que estábamos acostumbrados a unas cifras insostenibles”.

O sea, unas cifras que se han mantenido durante siglos, que se dice pronto -¿por qué habrá sido? ¿Por dirigentes eclesiásticos como el sr. Carballo?-, ahora son insostenibles: “habrá que vender conventos”; pero todo va bien: ¡¡¡no paaaassssaaaa nnnaaaaddddaaaa!!! Y de hecho se tira a matar: “Hay un gran futuro”,

¡”Ni oye, ni ve, ni entiende” como se dice coloquialmente!

Pero hay más. Cuando le preguntan por el Sínodo de las Familias, y la pretensión de algunos, dentro de la Iglesia, de que los divorciados vueltos a recasarse por lo civil accedan a la Comunión -con Confesión o sin ella, que les da lo mismo a lo que se ve-, larga lo siguiente: ¿”Por qué condenar a un inocente a que tenga que vivir al margen de los Sacramentos de la Iglesia”?

pone el ejemplo de una señora, divorciada y recasada sin mediar declaración de nulidad, y que, según a él le parecía, la culpa fue más del marido; y claro, tal como estaban las cosas, ahora no podía ni confesar ni comulgar, sufriendo mucho por eso. la pobre. Y después de calificarla de “inocente”, se descuelga con que es inhumano no atender “pastoralmente” -“la doctrina no se va a tocar”: ¡si ya se ha tocado con ese planteamiento!- estas inquietudes, y no darles solución.

Este buen hombre, franciscano por más señas -¡si san Francisco levantara la cabeza!- es que no entiende nada de nada: lo mezcla todo, y aboga por una injustica mayor que la que se pretende atender y solucionar.

Porque, vamos a ver. Una señora -o un señor, que es igual- católica, con ansias infinitas de confesión y comunión, es decir, de llenarse de Cristo y de ser fiel al Señor en su Iglesia, ¿se lía la manta a la cabeza y se arrejunta marital y civilmente con un señor, sabiendo que eso va contra el 6º Mandamiento de la Ley de Dios, que eso va contra la Ley de la Iglesia que rechaza ese arrejuntamiento como matrimonio por ir contra el Sacramento del Matrimonio -que es el ordenamiento querido por Dios en SU Iglesia-, por ser una injusticia con el primer marido y con los hijos -si los ha habido-, y que, por tanto, “se tienen que ‘casar’ por lo civil”? 

¿Esto es ser “inocente”, ser “católica”, “tener hambre y sed de Cristo”, y encima pretender que sufren horrores con la temática en la que se han metido por sus pistolas? ¿Arregla algo su situación de planteamiento, su estatus de “recasada por lo civil”, su irregularidad en la Iglesia, su “ir por libre” en la conducta que debería ser más ejemplar -su vocación y su vida matrimonial- el que se le deje comulgar?

Precisamente esa “pastoral” es lo que lo va a estropear todo y más.

Y al ser preguntado si “temía” un cisma a causa de esa “solución pastoral”, contestó: “Por supuesto que no”. Y se quedó tan ancho.

¡¡¡No paaaassssaaaa nnnaaaaddddaaaa!!! Talmente seráfico, ¿no creen?

 

—————————————————————

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

 

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que ¡Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

 

ABERASTURI DIXIT (3): Dejar que la Iglesia sea la Iglesia

Jose Luis Aberasturi (diciembre de 2015)

eckhart

Hay que dejar que Dios sea Dios”. Así clamaba, a caballo entre los siglos XIII y XIV, el Maestro Erckhart -dominico, filósofo, teólogo y místico alemán-, desde su cátedra de Teología en París -la Universidad más prestigiosa de su época-, que ocupó durante varios periodos. Era el consejo de un verdadero sabio, humana y espiritualmente hablando.

“Tenemos que dejar” que Dios sea Dios, y que su Iglesia sea su Iglesia, si queremos reconducir esta situación por la que está atravesando desde hace ya más de 50 años. Y que la pone en un dilema de extrema gravedad: o “ser” o “no ser”.

Con san Juan Pablo II podríamos gritarle -como lo hizo él a toda Europa-: ¡Iglesia, “sé tu misma”, “recupera tus raíces”, “vuelve a ser tú misma”!

Que se ha perdido el norte, que es Cristo -su Palabra y su Vida- es algo tan evidente que no necesitaría ni comentario. Pero, para pisar sobre seguro, señalaremos algunos apuntes.

La descristianización del Occidente -del primer mundo- es ya casi, casi, un lugar común; pero no por eso deja de ser menos cierto.

Y esto es el fruto maduro, o la punta del iceberg, de lo que viene pasando en el seno de la misma Iglesia: caos doctrinal, disciplinar, teológico, sacramental y pastoral. Y ya no puede prolongarse mucho más, porque hasta generacionalmente no se le ve mucho recambio.

No entro al tema de la asistencia del Espíritu Santo -otro lugar común-, expediente al que acuden tantos para poder respirar; y me parece bien. Pero al Espíritu Santo, como a la gracia, hay que hacerle caso y querer ponerse a sus órdenes: cosa que, hoy por hoy, es exactamente lo contrario de lo que ocurre en amplios sectores de la misma Iglesia; y precisamente como seña de reafirmación y de posicionamiento claramente antieclesial y anticatólico.

Ser o no ser, decía. Porque la sal, en tantos sitios, ya se ha desvirtuado; “pero si la sal se desvirtúa, para nada sirve ya, más que para tirarla fuera y para que la pise la gente” (Mt 5, 13-16).

Un últimísimo ejemplo lo tenemos en lo que ha pasado en la Diocesis de Barcelona con el Cardenal Sistach. Y es extendible a bastantes diócesis españolas.

Ha estado más de 11 años al frente, incluyendo los 3 de propina. Acaba de ser sustituido. Y cuando los mismos afines a él -quizá los mismos que no le han debido dejar hacer otra cosa-, pretenden y hacen balance de su gestión, ¿qué señalan?Señalan tres o cuatro cosas; pero la que destacan en negritas, como el máximo logro del Sr. Cardenal escriben: “la promoción de Gaudí”.

Pero, ¿cómo es posible? ¿Ser Cardenal de la Iglesia Católica, estar más de once años al frente de una Diocesis, y su cuanta de resultados es… “promocionar a Gaudí?

Esta es la “iglesia” que quieren bastantes de los que están en la misma Iglesia; y cobrando de Ella, por cierto. Una iglesita pequeñita, calladita, sin señas de identidad, que no moleste, que haga traición a todos, empezando por Jesús; una iglesita sin pena ni gloria -don nadie-, sometida al mundo, especialmente al mundillo político -Pujol, para Sistach, es un ejemplo de honestidad: lo dijo unos días antes del recambio-, al mundillo mediático -ya le dirán ellos lo que tiene y no tiene que decir-, y al “mundillo” de la ideología de género y así: homosexualidad, vientres de alquiler, anticoncepción, y el mismo aborto admitidos por esta iglesita inane, enana, bobalicona, huérfana y adoptada por los mundanos, para que tenga un mendruguillo que echarse a la boca.

—————————————————————

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que ¡Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

ABERASTURI DIXIT (2): Fracaso matrimonial = derecho a comulgar.

Jose Luis Aberasturi (diciembre de 2015)

 

divorciados-vueltos-a-casar

 

El «fracaso matrimonial» se ha convertido en «derecho a comulgar». Bueno, aún no se ha convertido; pero, por parte de algunos -Cardenal Martínez Sistach, padre Costadoat, etc.,- se está en ello, se «trabaja» para ello, y se quiere así. Incluso no dudan en afirmar, públicamente, que el Papa le va a dar el visto bueno: el «via», que dicen en italiano.

¿Cómo se convierte doctrinal, moral, teológica y eclesialmente un «fracaso matrimonial» en un «derecho a comulgar»? Vamos a intentar una «aproximación» al tema, que debe estar más o menos al caer, o no.

En primer lugar, se engloba en el término «fracaso matrimonial» toda ruptura matrimonial entre católicos; incluyendo también ahí -faltaría más-, a los católicos que, divorciados del verdadero matrimonio, se han reajuntado por sus pistolas con una segunda «pareja». «Pareja» que será estable o no -qui lo sá?-, pero que ahí está; y que, hasta no hace mucho tiempo, ni en las leyes eclesiales, ni en la doctrina, ni en la praxis pastoral se le antojaba a nadie que podían ser admitidos a la comunión si no cambiaban de vida.

Por tanto, se engloban ahí las segundas situaciones -los «divorciados reajuntados»-; porque con las primeras -la simple ruptura matrimonial- nadie tiene impedido, solo por ese hecho, el acercarse a comulgar. Que se rompa un matrimonio no impide a los conyuges ir a comulgar porque no están en una situación irregular: confiesan las culpas que personalmente puedan tener, en cualquier orden que sea, y a comulgar con toda conciencia de lo que hacen, y hacen bien     .

Como no es el caso de los «divorciados-arrejuntados» -en absoluto-, hay que meterlos ahí, bajo ese paraguas: ponerlos en la pestaña «fracaso matrimonial»; que lo ha habido evidentemente. Pero luego, y es lo que en principio estorba, hay ese dichoso y molesto añadido del «arrejuntamiento», al que hay que poner, para que «cuele», la vitola de «normalidad», «derecho a rehacer mi vida», «situación estable», «hijos sobrevenidos» -«¡y qué culpa tienen ellos, pobrecillos!» Tampoco dicen de qué culpa se les acusa a los hijos, ni quién los acusa-, «ansias infinitas de comunión y de seguir siendo Iglesia», etc.

Y como esto choca frontalmente con lo que ha vivido la Santa Madre Iglesia -que para estos «nuevos profetas» no ha sido madre nunca, y tiene que empezar a serlo ya, ¡que se le pasa el arroz!-, pues, ¡ya está! Se «cataloga» como de «no-adulterio» su segunda situación, y ¡a correr! ¡Todo arreglado, todo bendecido! Aquí ¡borrón y cuenta nueva! ¡«Paz, y después gloria», que estamos en Navidad!

Así que ¡a comulgar! Y sin confesarse antes: porque ¿de qué tendrían que hacerlo y por qué, si lo suyo es «normal» por obra y milagros de la iglesia «madre», «misericordiosa», «perdonadora», «innovadora», «hecha un pimpollo», «moderna», «superadora de las doctrinas y los legalismos», «con corazón»…? Bueno, corto, que me he cansado de cursiladas: el que las quiera, que las añada.

El «detallito» que se les escapa a este personal tan moderno y misericordioso es que «eso» que traman, «eso» que urden… ya no es la Iglesia Católica.

Y a Jesucristo se le ha echado -es la seña de identidad de la «modernidad»-: se le ha vuelto a dar con la pùerta en las narices, como cuando quiso nacer en Belén.

Todo este desastre, ¿lo veremos?

 

 

—————————————————————

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

 

 

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que ¡Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

 

ABERASTURI DIXIT (1): “Yo libero de una quimera llamada conciencia”

Jose Luis Aberasturi (noviembre de 2015)

 

 

00000131

 

 

He encontrado esta cita, recogida por Joseph Ratzinger en Iglesia, Ecumenismo y Biblia (BAC, Madrid 1987, 183), y por esas “razones” que, dada su espontaneidad, no te explicas bien ni tu mismo, enseguida me ha venido a la cabeza el intento, tan burdo como escandaloso, y tan ineficaz como/por inmoral, de llevar “como sea: a la fuerza si es preciso” -sí o sí- a los que algunos siguen viendo y calificando como católicos prácticametne ejemplares, aunque su vida y su empeño vital sea, y siga siendo, vivir tan lejos del catolicismo como les sea posible. Por propia decisión, libremente tomada.

Me refiero a los ¿católicos? divorciados (¿?) y vueltos a arrejuntarse en coyunda “presupuestamente marital”. Y a esa descabellada pretensión pseudopastoral -acanallada, desecerebrada, inmoral, ilógica y antieclesialmente suicida- de engrasar la máquina y la maquinaria pàra que esas personas se metan en la “cola” de la Comunión -no por sus pistolas, sino por las de algunos eclesiásticos- cuando van a Misa; que, por otro lado. no van nunca la mayor parte de ellos y desde hace muchos años. ¡Pues van a ir, y van a comulgar, como que me llamo Julito, para los amigos!

Les van a instalar en el “sacrilegio permanente”: nuevo “logro” de la “nueva pastoral” que preside la “nueva” misericordia. ¡Aleluya! ¡Aleluya! Y esto se les va a vender -se les está vendiendo ya desde hace tiempo-, como ¡MISERICORDIA A GOGO DE LA MADRE IGLESIA! O como, ¡REBAJAS DE FIN DE TEMPORADA: YA ESTÁ A QUÍ LA NUEVA IGLESIA! O como, ¡RENUEVE GRATIS SU VESTUARIO: LA NUEVA IGLESIA PAGA!

Se les va a vender como “catolicismo auténtico y verdadero”. Que es el nivel de tantos y tantos cursillo prematrimoniales, por ejemplo, dados en parroquias católicas y por catequistas católicos -sacerdotes, seglares, religios@s y expert@s de diverso pelaje, en los que se ha enseñado a los futuros casados y como primer principio la ANTICONCEPCIÓN: ¡fuera hijos! Y, a partir de ahí, los condones, la esterilización, la implantación de los “dius”, el uso y abuso de píldoras de todas clases, incluidas las abortivas… ¡Será por vender! ¡Aquí se vende la burra más matada, vieja, desdentada y moribunda, como si estuviese recién destetada! ¡Todo por las almas!

Y entonces, ¿qué ocurre? ¿Cuáles son las consecuencias? Dejando a parte, y como fin al que llegar que, con este sistema la Iglesia Católica desaparece… ¡Si ya está desaparecida en tantos países del mundo occidental con milenaria tradición católica! ¿Pero es que nadie lo ve? ¡SI LA DESCRISTIANIZACIÓN ES CONSECUENCIA DE TODO LO ANTERIOR! Pues con la que está cayendo, ni te cuento.

Pues, además de esto, que será lo último en alcanzarse si no lo remedia quien puede y debe remediarlo, antes se van a corromper las conciencias. Y, en consecuencia, al hombre, convirtiéndolo en un animal: cuya especificidad es, en concreto, la no-conciencia.

Hemos llegado así a la cita que daba título al artículo. ¿Saben de quién es? De Hitler, el Adolf, un bendito este chico.

No es de extrañar que quienes más han contribuido a instaurar todo esto, porque ya lo están poniendo en práctica en varias diócesis, sea los centroeuropeos: alemanes, suizos, austríacos, etc. “De casta le viene al galgo”.

 

 

—————————————————————

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

 

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que ¡Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

 

Adoración y Liberación ficha al Padre Jose Luis Aberasturi.

Vicente Montesinos

 

absssss

 

Adoración y Liberación va a dar comienzo a una nueva sección titulada “Aberasturi Dixit…”.

Como a este gran sacerdote y comunicador lo han callado (aunque él no lo diga) y no sé porqué (aunque lo intuyo); voy a tomarme la libertad, por el bien de todas las almas, y la mía propia, de traeros algunos de sus artículos para poder refrescarlos, releerlos y rezarlos los que ya los leísteis, y ponerlos a vuestra disposición a todos los que no los leísteis. Patrimonio así no puede desbaratarse.

Nada me ha dicho ni me ha pedido Aberasturi. Por no decirme, no ha habido manera de que este santo varón me cuente nada de porqué ha callado. Nada. Nada es nada.

Pero yo puedo publicar lo que me venga en gana. Mientras Aberasturi no me denuncie por publicarlo sin su permiso. Y sinceramente no veo a este hombre metiéndose en disputas legales conmigo. Cuando de bueno que es no es capaz ni de decir en privado quién, cómo y porqué han acallado a una de las plumas más necesarias en el actual catolicismo.

Hecha esta explicación e introducción, que no voy a volver a repetir, en breve empezamos con los artículos. Los firmara quien lo escribió (no voy a firmarlos yo, porque no son míos) y me limitaré a poneros la fecha de su publicación, para que podamos contextualizarlos correctamente.

Aquí les traigo pues, aunque a la fuerza, sin su permiso, y sin que él se haya ni enterado, a un nuevo colaborador de Adoración y Liberación: el Padre Jose Luis Aberasturi. ¡Bienvenido! ¡Y enhorabuena a los lectores!

 

—————————————————————

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

 

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que ¡Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

 

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑