Las Técnicas de Operaciones Psicológicas conocidas como Luz de Gas y Destello de Relámpago están siendo usadas en la Operación COVID 19.

0 2.863

 

SIGUENOS EN TELEGRAM

 

 

Por Daniel Ponce Alegre

Teólogo – Pontificio Instituto Bíblico y Oriental

Para Adoración y Liberación

 

 

Para introducir este nuevo artículo, dedicado a desentrañar y analizar los métodos de manipulación de social y las técnicas propias de Operaciones Psicológicas usadas por los medios de comunicación de masas para, no sólo manipular nuestra mente sino condicionar nuestro juicio y discernimiento, veamos los puntos principales de nuestro anterior análisis, y lo haremos con dos objetivos:

– Obtener Inteligencia aplicada a la Soberanía Popular y la Seguridad Nacional.
– Obtener Inteligencia para nuestra integridad personal y autonomía como seres humanos creados a imagen y semejanza de Dios.

Dijimos que el término Luz de Gas implica ”manipular a alguien por medios psicológicos para que se cuestione su propia cordura” y tiene su origen en la película de 1944 “Gaslight” (Luz de Gas) dirigida por George Cukor.

Esta técnica es un medio muy real y eficaz para moldear nuestra percepción de la realidad, y se basa académicamente en los estudios e investigaciones de la Escuela de Frankfurt promovidos por determinados elementos de Hollywood que investigaban la conformación y manipulación de la psicología de masas por la prensa, radio, cine, TV y espectáculos.

Es, por tanto, de gran relevancia en la actualidad y se está utilizando a escala global sin precedentes en la Historia.
La industria del entretenimiento, incluida la industria de la música, los medios sociales y, lo más importante, nuestra cultura moderna, se han convertido en reforzadores de la psicología de masas y en la promoción de las imágenes como ”reflejo condicionado” para introducir en nuestra mente una falsa percepción de la realidad y un criterio de juicio errado o sesgado para formar, como dijo Aldous Huxley, “un campo de concentración sin lágrimas” o una celda feliz, es decir, un confinamiento anhelado y pedido por la masa a sus gobernantes.

Uno de estos frentes clave por los que se lleva a cabo esta operación psicológica contra nosotros como personas y pueblo es el que señala el psiquiatra británico William Sargant (uno de los padres fundadores de las técnicas modernas de “control mental” en Occidente) y que estaba al servicio del servicio de inteligencia británico, MI6, del OSS precursor de la CIA, y del Instituto Tavistock, además de estar en estrecha comunicación con el gnóstico e Illuminatti Aldous Huxley y ser asesor de Ewen Cameron en su trabajo de fisiología de la mente: ”La pizarra en blanco” con LSD para la Universidad McGill y financiado por la CIA.
Sargant explica la razón por la que estudió y utilizó formas de control mental en sus pacientes con diversas formas de psicosis como única forma de rehabilitar formas extremas de TEPT o Trastorno de Estrés Postraumático.
El trabajo de Ivan Pavlov, fisiólogo judeo-ruso, había logrado producir algunos conocimientos inquietantemente interesantes sobre cuatro formas primarias de sistemas nerviosos en perros, que eran combinaciones de temperamentos inhibitorios y excitatorios:
– Fuertemente Excitatorio.
– Equilibrado.
– Pasivo.

Tranquilo Imperturbable. Pavlov descubrió que, dependiendo de la categoría de temperamento del sistema nervioso que tuviera el perro, éste dictaría a su vez la forma de “condicionamiento” que funcionaría mejor para “reprogramar el comportamiento”.
A nadie se le pasó por alto la relevancia del “condicionamiento humano”.
En Occidente se temía que esas técnicas no sólo se utilizaran contra soldados sino que esos soldados pudieran ser enviados de vuelta a sus países de origen como asesinos zombificados y espías que podían ser activados con una simple palabra clave.
Al menos, esto era lo que se transmitía desde Hollywood.

Sin embargo, aquellos que lideraban la investigación sobre el control mental, como William Sargant, comprendieron que estas representaciones de Hollywood no eran exactamente como funcionaba el control mental.

La película El Candidato de Manchuria estaba orientada en última instancia en hacer que el público occidental entrara en pánico creyendo que los comunistas eran capaces de sofisticados niveles de “lavado de cerebro” de precisión, de tal manera que este público occidental se viera inducido a apoyar el trabajo de su propio Gobierno en la misma cosa, utilizando la justificación de que esto se estaba haciendo en defensa propia, y que sólo se utilizaría contra ”el enemigo comunista”.

Si tan sólo la gente supiera que tales programas salidos del Instituto Tavistock y MK Ultra serían utilizados en su propio pueblo, incluso dentro de su propio ejército en diversos grados y llegando al extremo de institucionalizar a la gente contra su voluntad utilizando actos de tortura llamándolos formas de “tratamiento psiquiátrico”, en tal caso jamás habrían apoyado a sus gobiernos. Tal y como sucede hoy.
Sin embargo, esa labor de limpieza de la mente y de inserción de una nueva identidad (o Nueva Normalidad) y propósito fue, en última instancia, un fracaso masivo. Hoy, no es el caso debido al escaso criterio de juicio de las personas y a su nulo sentido de trascendencia, religiosidad y dignidad humana.
Como reconoce William Sargant en su libro “La batalla por la mente”, la cuestión del “libre albedrío” del individuo se interponía en el camino. ¿Cómo sortear este obstáculo? Degradando y pervirtiendo religiosa, moral, intelectual y espiritualmente a la persona y su contexto familiar y social: al pueblo.
Además, se descubrió que si el sujeto tenía una “fuerte convicción” y una “fuerte creencia” en algo, esto no se podía borrar simplemente, no se podía escribir encima con cualquier cosa arbitraria. Más bien, el sujeto tendría que hacerse la ilusión de que su “condicionamiento” era en realidad una “elección”.
Se trataba de una tarea extremadamente difícil.

Sin embargo, Sargant vio una oportunidad.
Sabía que no se podía crear un ”individuo” nuevo de la nada, pero con el condicionamiento adecuado, que debía provocar un colapso físico mediante un estrés anormal (un reinicio efectivo del sistema nervioso) se podía aumentar notablemente la “sugestionabilidad” de los sujetos.
Además, Sargant descubrió que un recuerdo falsamente implantado podía ayudar a inducir un estrés anormal que condujera al agotamiento emocional y al colapso físico para invocar la “sugestionabilidad”.
Es decir, ni siquiera era necesario tener un “estrés real”, sino que un “estrés imaginado” funcionaría con la misma eficacia.
Por otro lado, junto a la técnica de Luz de Gas nos encontramos con el llamado Blitz o Destello.
Blitz fue una campaña de bombardeos alemanes contra el Reino Unido que duró ocho meses, de 1940 a 1941, durante la Segunda Guerra Mundial. El término fue utilizado por primera vez por la prensa británica y tiene su origen en el término Blitzkrieg, palabra alemana que significa “Guerra Relámpago”.
Sargant repasa el Blitz de Londres en su libro “La batalla por la mente”. Durante este periodo, para sobrellevar la situación y mantenerse “cuerdos”, los británicos se acostumbraron rápidamente a la idea de que sus vecinos podían ser, y eran, enterrados vivos en las casas bombardeadas a su alrededor.

El pensamiento era:
“Si no puedo hacer nada al respecto, ¿de qué sirve que me preocupe por ello?”.
Así, se descubrió que los que mejor “sobrellevaban” la situación eran los que aceptaban el nuevo “entorno” y se limitaban a “sobrevivir”, sin tratar de resistirse a él.
Sargant señala que esta “adaptabilidad” a un entorno cambiante forma parte del instinto de “supervivencia” y es muy fuerte en el individuo “sano” y “normal”, que puede aprender a desenvolverse y, por tanto, sigue siendo “funcional” a pesar de un entorno cada vez más inestable.
Así pues, se descubrió que nuestro “instinto de supervivencia”, profundamente programado, era la clave de la sugestionabilidad de nuestras mentes.

Que los mejores “supervivientes” hacían el mejor “lavado de cerebro” en cierto sentido, ya que la atención se centraba puramente en la adaptación al entorno para sobrevivir y no en cuestionar ni desafiar la circunstancia que nos rodeaba:
Estas personas no eran capaces de trascender a su vida y entorno presente, eran egoístas sin más, no tenían el más mínimo sentido religioso y caían en las técnicas de lavado psicológico del enemigo.
Este fenómeno observado ha sido una de las principales herramientas utilizadas en el condicionamiento masivo durante la Operación COVID 19.

La industria del entretenimiento ha impulsado la idea de que lo mejor que podemos hacer cuando se nos dice que nos dirigimos hacia un futuro caótico e inseguro (sin las inoculaciones COVID, sin aceptar la Nueva Era Transhumana o sin las restricciones por Eco-Tasas o Eco-Digitales) es simplemente sobrevivir. Sin embargo, hay un nuevo giro en esta idea de supervivencia y es la supervivencia a toda costa, incluso si eso significa que debemos convertirnos en transhumanos.
Podemos ver aún más la continuación del trabajo de William Sargant en la industria del entretenimiento actual.
Hemos sido condicionados para encontrar realmente una especie de consuelo morboso en esta idea de una supervivencia a toda costa, es decir, “la supervivencia del más fuerte”, dentro de un “mundo postapocalíptico”. Hemos aprendido a ver esto como una forma de “liberación”, esta idea falsa y delirante de que mientras uno pueda sobrevivir, merece la pena vivir así.

Nos han condicionado a no cuestionar nuestras circunstancias ni cómo hemos llegado hasta aquí, nos han condicionado a pensar que no hay solución y que lo único que podemos hacer es aceptar el futuro cada vez más sombrío que nos dicen que es necesario e inevitable. Nuestra vida se convierte en una vida similar a la de una rata de laboratorio, que no tiene más remedio que atenerse a los parámetros del juego en el que la han metido y buscar cualquier medio para sobrevivir:

Y esto lo han podido hacer porque hemos dejado personal y colectivamente a Dios.
Y en una vida así, hemos sido condicionados a ver que la libertad y la liberación pueden alcanzarse si se gana la medalla de oro en tales juegos olímpicos apocalípticos y transhumanos.

Como conclusión, decir que, para algunos, la libertad ya no consiste en cuestionar, resistir y desafiar la opresión y la esclavitud de una sociedad desde la Élite sino en convertirse en su mejor súbdito, por así decirlo, en su mejor superviviente, el que mejor puede ejercer el tipo de comportamiento que sus controladores quieren ver.

Sus controladores, en este mundo transhumano y postdivino, serían mejor llamados sus dioses; dioses como lo es para algunos el COVID-DIVOC y toda la ”liturgia vacunal” que exige este dios y sus sacerdotes. De esta casta y pérfida élite, y de sus métodos, seguiremos hablando, Dios mediante, en un próximo artículo para AyL.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


…AYUDA A AyL A PODER SEGUIR
Únete ahora a ayl.tv y ayúdanos a seguir y crecer:
Canal de Telegram: t.me/adoracionyliberacion
 DIRECCIÓN POSTAL: «Adoración y Liberación». Apartado de Correos nº 5 – 46113 ESPAÑA
  E-MAIL CONTACTO: info@ayl.tv
 E-MAIL PEDIDOS DE ORACION Y SECRETARÍA: miguelgomez@ayl.tv
——————
MODOS DE COLABORAR CON EL SOSTENIMIENTO DEL PROYECTO
Todo el contenido de la plataforma independiente y propia AYL.TV es gratuito para todos. Sin embargo para poder ser una alternativa real necesitamos medios. Puedes apoyar a AYL.TV con una suscripción de pago en la propia plataforma, aquí:
Si lo prefieres también puedes hacer una donación, puntual o periódica, en Cuenta bancaria Openbank (Banco de Santander) : ES2500730100570163476193
Y también puedes desde cualquier rincón del mundo hacer tu aportación puntual o periódica por Paypal en paypal.me/adoracionyliberacion
Si deseas colaborar de otras formas, o tienes dudas, escribe a: info@ayl.tv
Dios te bendiga. ¡Gracias por unirte a nosotros!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: