El arzobispo Viganó pide «arrojar luz sobre la abdicación de Benedicto XVI»

El arzobispo Carlo María Viganó ha concedido una entrevista a un medio italiano, en la que hace un repaso extenso a la actualidad eclesial.

0 1.838

 

SIGUENOS EN TELEGRAM

 

 

El arzobispo Carlo María Viganó ha concedido una entrevista a un medio italiano, en la que hace un repaso extenso a la actualidad eclesial. Tal y como le caracteriza al prelado italiano, se ha metido de lleno en todas las cuestiones planteadas, como la situación de la Iglesia tras el Concilio Vaticano II, el pontificado de Bergoglio, el coronavirus e incluso la abdicación de Benedicto XVI sobre la que añade que pudo haber irregularidades. Compartimos la entrevista de Aldo María Valli al arzobispo Viganó.

 

 

Por Aldo María Valli

Excelencia, un vacío político es cada vez más evidente en nuestro país. Una porción creciente de italianos no se siente representada por las alineaciones actuales. Por otro lado, hay sectores que se están preparando de diferentes maneras para llenar este vacío. La cuestión también, y quizás sobre todo, concierne a los católicos, como surgió durante la primera reunión pública del Comité Liberi in Veritate, nacida en adhesión al llamamiento antiglobalista que usted lanzó a partir de la consideración de que desde hace dos años vivimos en todos los efectos de un golpe mundial. Hay dos preguntas al respecto. La primera: ¿Ve realmente un margen político de maniobra para quienes pretendan oponerse al pensamiento único dominante y luchar por la libertad del hombre tal como Dios lo creó? El segundo:

Los católicos, como ciudadanos, tienen el derecho y el deber de influir en la sociedad con un compromiso civil y político. Sería irresponsable permitir que otros participen en la vida política de la nación, especialmente en un momento en que se ignoran o se oponen abiertamente a los principios de la ley natural y la moralidad. Por supuesto, el sistema democrático ha mostrado sus puntos críticos, porque asigna el gobierno a la mayoría numérica, y no a lo que es justo y bueno. Sin embargo, debemos reconocer que con la farsa de la pandemia antes y ahora con la crisis ruso-ucraniana hemos entendido que la voluntad de la mayoría, a pesar de todas las manipulaciones de la corriente principal, cada vez está menos convencida de la narrativa oficial. Esto muestra una ruptura entre la clase política y dirigente del país y los ciudadanos, quienes se están dando cuenta del golpe de Estado global llevado a cabo en su contra por una mafia de burócratas y gobernantes esclavizados por la élite globalista.

Una vez que se entienda el golpe blanco, el pueblo tendrá que reaccionar y oponerse a la dictadura, antes de ser privado de otros derechos fundamentales.

 

En su Llamado a una alianza antiglobalista, ha convocado a gobernantes, líderes políticos y religiosos, intelectuales y personas de buena voluntad, invitando a todos a unirse para lanzar un manifiesto antiglobalista. ¿Puede actualizarnos sobre los desarrollos, no solo en Italia, de esta iniciativa?

He lanzado un llamamiento para responder a la tiranía globalista, y veo crecer el interés y el apoyo de muchas fuerzas en varias naciones. Sin embargo, creo que la evidencia de la responsabilidad de la crisis ruso-ucraniana y la locura de insistir en las provocaciones en lugar de buscar la paz, hará comprender a muchas personas el peligro al que se exponen si no se organizan para resistir con firmeza a los profundos golpe de estado .. Sé que en Estados Unidos la iniciativa es bien recibida no solo por los republicanos, sino también por muchos votantes demócratas, asqueados por los escándalos y la corrupción de Obama, los Clinton y los Biden.

 

Su llamamiento habla de verdaderos «movimientos de resistencia popular y comités de liberación nacional» para una reforma radical de la política. En opinión de algunos, sin embargo, en la situación actual no existiría la tensión moral adecuada, dado que la opinión pública está mayoritariamente adicta y dormida. ¿Cómo respondes a esta objeción, que tienes contactos con todo el mundo?

Las masas no están dispuestas a movilizarse, especialmente si son manipuladas y drogadas por expertos en psicología social. La resistencia real y la constitución de Comités de Liberación Nacional tendrán éxito si son coordinados por intelectuales y políticos que sepan anteponer el bien común y la defensa de la justicia a su propia ventaja electoral. Necesitamos líderes valientes, con sentido del honor, animados por sólidos principios morales: su ejemplo, junto con un despertar de las conciencias y un aumento de la dignidad de los magistrados, la policía, los funcionarios públicos podría realmente impedir el advenimiento del Nuevo Orden Mundial.

Es evidente que el compromiso social y político debe combinarse con una mirada sobrenatural, conjugando la acción con la oración confiados en la ayuda de la divina Providencia. Los sacerdotes, los religiosos y todos los fieles están llamados, por tanto, a acompañar espiritualmente a sus hermanos en la buena lucha no sólo con la oración, sino también con la penitencia, el ayuno y la frecuencia de los sacramentos. La Misericordia de Dios y la poderosa intercesión de la Santísima Virgen esperan nuestro gesto concreto y de verdadera conversión para derramar un torrente de Gracias sobre esta pobre humanidad. Así, nuestra inferioridad numérica y nuestra falta de medios frente al enemigo permitirán al Señor mostrar cuán verdaderas son sus palabras: Sine me nihil potestis facere (Jn 15, 5).

 

El golpe globalista se dio, y se sigue dando, también porque los líderes de la Iglesia Católica ya no son los garantes de la libertad en el respeto de la dignidad humana sino que se han esclavizado al Nuevo Orden Mundial, hablan el mismo idioma que los globalistas y perseguir los mismos intereses que las élites gobernantes. Esta esclavitud, fuente de grandes sufrimientos para tantos católicos, parece apagar toda esperanza en un renacimiento cristiano. El factor tiempo tiene su propia importancia. Cuanto más dura este pontificado, más homogénea es la Iglesia al proyecto global, hasta la autocancelación. ¿Cree que, tras el reinado de Bergoglio, será posible una recuperación? ¿Qué ves en el horizonte?

La complicidad de la iglesia bergogliana y del episcopado mundial entero en la farsa de la psicopandemia ha marcado uno de los puntos más bajos alcanzados por la Jerarquía en la historia. Pero esta es la consecuencia lógica de una ideología corrupta y corruptora que encuentra su base en el Concilio Vaticano II, como se enorgullecen de reiterar sus propios artífices. Precisamente el pasado 25 de marzo se reunieron en Chicago otros conspiradores para coordinar una operación de marketing con la que subrayar que los que se oponen a Bergoglio se oponen al Consejo. Más allá de la baja reputación de estos conspiradores -entre ellos destacan los minions-McCarrick con sus cortesanos, no podemos estar en desacuerdo con ellos sobre la relación intrínseca entre el cáncer conciliar y la metástasis bergogliana. Es evidente que la apostasía de la Jerarquía católica es el castigo con que la divina Majestad aflige a la humanidad rebelde y pecadora, para que reconozca los derechos soberanos de Dios, se convierta y finalmente vuelva bajo el dulce yugo de Cristo. Y hasta que los obispos reconozcan su traición y se arrepientan de ella, ninguna esperanza es posible para el mundo, ya que la salvación solo puede tenerse en el único rebaño y bajo el único pastor.

 

Recientemente se rodó un memorándum entre los miembros del Sagrado Colegio, firmado con el seudónimo Demos, en el que se enumeran los desastres causados ​​a todos los niveles (doctrinal, pastoral, empresarial, económico, legislativo) por el pontificado de Bergoglio. “Más vale tarde que nunca”, comentaban unos, mientras otros decían: “De nada sirve cerrar el establo cuando ya se han escapado los bueyes”. ¿Qué opinas de ese memorándum? ¿Crees que fue obra de un cardenal? ¿Es el síntoma de una toma de conciencia tardía?

El memorándum enumera los horrores del «pontificado» bergogliano, y esto ciertamente ya es un progreso en comparación con su magnificación. Pero los horrores y errores de la Argentina y su corte no surgieron de la nada, como si en los pontificados anteriores todo fuera perfecto y maravilloso. La crisis comienza con el Concilio Vaticano II: deplorar los síntomas de una enfermedad sin comprender sus causas es una operación inútil y dañina. Si el Colegio Cardenalicio no está convencido de que es necesario volver a lo que la Iglesia creía, enseñaba y celebraba hasta Pío XII, cualquier oposición al régimen actual estará condenada al fracaso seguro.

 

Dentro del Colegio cardenalicio, a su juicio, ¿existe una figura creíble, auténticamente católica, sobre la que los cardenales, en caso de cónclave, podrían hacer converger los votos para un cambio total de registro respecto al pontificado actual?

Ciertos Papas, no lo olvidemos, son concedidos ; otros son infligidos . Pero antes de hablar del próximo cónclave, es necesario arrojar luz sobre la abdicación de Benedicto XVI y sobre la cuestión de los fraudes del Cónclave de 2013, que tarde o temprano tendrá que dar lugar a una investigación oficial. Si hubiera pruebas de irregularidad, el cónclave sería nulo, la elección de Bergoglio nula, así como todos sus nombramientos, actos de gobierno y magisterio serían nulos. Un reinicio que providencialmente nos devolvería al status quo anterior., con un Colegio cardenalicio compuesto únicamente por cardenales nombrados hasta Benedicto XVI, desbancando a todos los creados desde 2013, notoriamente ultraprogresistas. Ciertamente la situación actual, con todos los rumores sobre la dimisión de Ratzinger y la elección de Bergoglio, no ayuda al cuerpo eclesial y crea confusión y desorientación en los fieles.

Aquí también, los católicos pueden implorar a la divina Majestad que ahorre más humillaciones a su Iglesia, concediéndole un buen Papa.Si hay un cardenal que realmente quiere «un cambio de registro», que se presente, y que -por el bien de del amor de Dios- deja de referirte al Concilio Vaticano II y piensa en la santificación del clero y de los fieles.

 

En Estados Unidos, la administración Biden está cada vez más en dificultades y el presidente muestra cada vez más su insuficiencia; sin embargo, en virtud de alianzas e intersecciones de intereses al más alto nivel, parece imposible derribar este castillo de naipes. ¿Cómo está Trump? ¿Podría ayudarnos a leer mejor la situación americana, de la que es experto?  

La administración Biden es el espejo de la corrupción que impera en los asuntos públicos, al margen de los inmutables principios morales del Evangelio. Y si un político a favor del aborto, la eutanasia, el género y todas las peores desviaciones se atreve a llamarse católico, deberíamos preguntarnos cuál es la responsabilidad de los maestros, educadores y sacerdotes con los que se formó este político. ¿Qué enseñó el párroco en el catecismo? lo que el profesor en la Universidad Católica? ¿Cuál es el director espiritual del futuro líder político? Y volvemos al punto de partida: el Vaticano II, que en lugar de convertir el mundo a la Iglesia, convirtió a la Iglesia al mundo, haciendo inútil su evangelización. Se habló mucho de la «Iglesia misionera», pero al mismo tiempo la prédica se ha convertido en propaganda de fatuos ideales filantrópicos, de viejas ideologías de izquierda, de consignas pacifistas vacías. Y he aquí, de aquellos colegios jesuitas, loscrema del Vaticano II: personajes como Pelosi o Biden, que nada tienen de católicos pero que se presentan impunemente a comulgar con el aplauso de los obispos y del mismo Bergoglio.

El episcopado estadounidense, demasiado cuidadoso para complacer a Bergoglio, ha tenido cuidado de no condenar el programa electoral de los demócratas, mientras que no ha dudado en arremeter contra el presidente Trump que, a pesar de todas sus contradicciones, ciertamente defiende con mayor eficacia y convicción los principios de la ley natural y la santidad de la vida.

La crisis ruso-ucraniana nos muestra a un Biden, un títere del estado profundo , obstinado en impedir la paz en el conflicto en curso porque está demasiado preocupado por encubrir sus escándalos y el de su hijo Hunter: pienso por ejemplo en el caso Burisma y los intereses en biolabs en Ucrania. Si la evidencia conduce a la acusación de Hunter Biden y la participación de su padre Joe, el juicio político será inevitable y estará ampliamente justificado, y esto podría llevar a Trump de regreso al poder. Si, mientras tanto, los juicios en curso prueban un fraude electoral, podría ser proclamado presidente. Y eso sería un golpe fatal para el estado profundo y el Gran Reinicio.

 

El asunto del Covid y el de la guerra de Ucrania han puesto de manifiesto la existencia de profundas diferencias -podríamos decir antropológicas incluso antes que culturales y políticas- entre quienes sentimos el problema del condicionamiento al que nos somete el constante y coordinado acción de los “patrones del pensamiento” y de quienes aceptan la narrativa dominante y se alinean con los dogmas impuestos. Ante tales diferencias, que también dividen a personas unidas por lazos familiares y de amistad, ¿cómo debemos movernos, como creyentes, a testimoniar la Verdad sin ceder a la tentación de la «militarización» de las conciencias?

La manipulación de las conciencias constituye una verdadera violación de la libertad del individuo, llevándolo a un embotamiento de sus facultades que puede socavar la moralidad .de sus acciones La psicología social enseña que quienes son sometidos a condicionamientos mentales según técnicas específicas acaban actuando titubeando en su juicio o incluso absteniéndose de formular una valoración moral de sus actos: pensemos en el motor del ejemplo de la masa, del poder que ejerce el juicio social sobre nuestra conducta, a la fuerza de la amenaza de sanciones para inducirnos a «respetar las reglas», y viceversa a la seducción de premios y recompensas por nuestra acción «socialmente responsable». Sobre esto, por ejemplo, se construyó la farsa de la pandemia, en la que se implementaron con gran éxito todos los principios de la manipulación masiva, sin que hubiera una reacción igualmente masiva por parte de quienes han sido privados de derechos, de trabajo, de salario. ,

Los fieles, como parte de la sociedad, han sufrido la propaganda del régimen también con el Covid, con el agravante de que los delirios de las autoridades civiles han sido ratificados y apoyados por la autoridad eclesiástica, que por tanto ha inducido a los católicos a obedecer acríticamente el confinamiento , la uso de máscaras, la administración de una terapia génica experimental moralmente inaceptable. Por lo tanto, se debe reconocer que la responsabilidad de aceptar la psicopandemia y la campaña de vacunación recae casi en su totalidad en los Pastores, y especialmente en Bergoglio, quien no oculta su apoyo incondicional al NWO, el WEF y la ideología globalista.

Me hablas de la «militarización» de las conciencias como si fuera algo deplorable. Nuestro Señor dijo: «De ahora en adelante en una casa de cinco personas se dividirán tres contra dos y dos contra tres; padre contra hijo e hijo contra padre, madre contra hija e hija contra madre, suegra contra nuera y nuera contra suegra” (Lc 12, 52-53). Y otra vez: «El hermano dará a la muerte al hermano y el padre al hijo, y los hijos se levantarán contra los padres y los harán morir. Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre; pero el que persevere hasta el fin, se salvará” (Mt 10, 21-22). ¿Cómo podemos pensar que ante el despliegue de las fuerzas del mal, ante el ataque del Nuevo Orden Mundial contra la sociedad y contra Cristo, es posible evitar la «militarización» de las conciencias,

La verdad no es un garrote con el que golpear a los que la ignoran, sino una luz que no se puede esconder bajo un celemín, y que tal vez deslumbre al principio, pero que no puede ser ignorada por las personas de buena voluntad y buena conciencia. Quien no quiere ver esa luz -que es siempre un rayo de la única Luz en el mundo que es Cristo- se pone del lado de las tinieblas, y hay que ayudarlo a salir de ellas con la Caridad. Esto es tanto más cierto para nuestros seres queridos: sus creencias erróneas, ante nuestra paciente respuesta sin animosidad, a menudo se resquebrajan y con el tiempo comprenden que nuestra «conspiración» fue sólo una anticipación con razón y perspicacia de lo que a partir de ahí pronto sería de dominio público. Por supuesto que es más fácil entender el engaño de la psicopandemia que el mucho peor urdido por los modernistas con el Concilio.

 

Entre algunos católicos hay una objeción, dirigida a usted, que dice más o menos así: «Monseñor Viganò está ahora demasiado ocupado con la política y la economía, alejándose de su campo de acción, que debería ser el más estrictamente religioso y, por lo tanto, teológico». , doctrinal y pastoral”. ¿Cómo respondes a esta crítica?

Pero ¿qué saben éstos de mi actividad pastoral? Con la fuerza que el Señor me concede, realizo una intensa actividad pastoral y doctrinal, que representa mi principal compromiso; junto con el apoyo espiritual y material de sacerdotes y fieles de todo el mundo – una acción sacerdotal que no es noticia, también porque no tengo la costumbre de llevar la compañía conmigo… En cambio, aquellos que hoy me atacan porque hablo de emergencia política o sanitaria, ayer me atacaron porque denuncié la corrupción en la Iglesia, las desviaciones del Concilio y la liturgia reformada.

La «sectorialización» de habilidades es una excelente herramienta con la que el oponente decide, motu proprio, qué está autorizado a decir su interlocutor, cuándo puede hacerlo, qué cualidades debe tener para pronunciarse. ¿Quién ha decidido que un obispo no puede intervenir en política? Los laicistas y, entre los católicos, los que curiosamente dejan despotricar a obispos y clérigos ultraprogresistas, que se desmayan si Bergoglio habla en contra de Trump o a favor de Trudeau, pero se rasgan las vestiduras si un obispo no agrada al sistema o no sigue las narrativa a redes unificadas de pensamiento único.

No creo que san Ambrosio -que también procedía de la administración pública y que fue aclamado obispo cuando aún era laico- tuviera nunca reparos en intervenir en asuntos políticos. Porque un obispo es un pastor, y entre las ovejas del rebaño que el Señor le ha asignado hay personas humildes y poderosas, hay súbditos y gobernantes, hombres y mujeres, ciudadanos honestos y criminales: todos son ovejas para ser conducidas los pastos y de protegerse de los lobos.

Me parece que en mis intervenciones he perseguido siempre y únicamente la misión que el Señor me ha encomendado como Sucesor de los Apóstoles, trabajar por la salvación de las almas en una hora en que la humanidad cae al abismo sin que nadie la lance. .alarma por peligro inminente.

 

Nos estamos preparando para entrar en Semana Santa. Excelencia, ¿le gustaría decir una palabra para ayudarnos a vivirla bien, de una manera auténticamente católica?

Con el Quinto Domingo de Cuaresma hemos entrado en el tiempo de la Pasión, que culminará con la celebración del Sagrado Triduo: la belleza y la profunda espiritualidad de los ritos de estos días son una preciosa oportunidad para completar dignamente la Santa Cuaresma en preparación a la Resurrección de Nuestro Señor.

Contemplamos el Hosanna de la multitud que recibe triunfalmente al Hijo de David en Jerusalén, y que poco después se deja manipular por el Sanedrín e invoca a Pilato para la crucifixión del Rey de Israel: que haya un aviso para alejarnos de malos consejeros y autoridades, corruptos, siguiendo al Señor con valentía por el camino de la Cruz.

Contemplemos la dolorosa flagelación, la coronación de espinas, la subida al Calvario y la crucifixión de Nuestro Señor, después de una sentencia injusta e injusta, realizada por la autoridad civil para complacer los intereses de los sumos sacerdotes: uniéndonos espiritualmente a la Pasión de nuestro Santísimo Redentor, no nos dejemos engañar por aquellos que, haciendo uso de su autoridad, quisieran todavía enviar a muerte a Nuestro Señor Jesucristo, repitiendo las palabras de aquel tiempo: non habemus regem, nisi Cæsarem , no tenemos otra rey sino César (Jn 19,15).

Videbunt in quem transfixerunt , Mirarán a Aquel a quien traspasaron (Jn 19,37), dice la Escritura. Miremos también al Salvador desfigurado por los tormentos de la Pasión, considerando cuánta parte tuvimos cada uno de nosotros en los dolores de Nuestro Señor. Arrepintámonos de nuestros pecados, de nuestras infidelidades, de nuestros respetos humanos, de nuestros silencios. Sacudámonos de nuestra mediocridad y levantémonos valientemente bajo el estandarte del Rey de reyes, comenzando con una vida en la gracia de Dios, el rezo del Santo Rosario, la asistencia a la Santa Misa, la Confesión frecuente y la Comunión. Y recordemos que no hay Resurrección sin Cruz, y que el instrumento de muerte se ha convertido, por la Preciosísima Sangre derramada por el Señor, en emblema de vida y de victoria.

 

 

 

 

 

 


…AYUDA A AyL A PODER SEGUIR
Únete ahora a ayl.tv y ayúdanos a seguir y crecer:
Canal de Telegram: t.me/adoracionyliberacion
 DIRECCIÓN POSTAL: «Adoración y Liberación». Apartado de Correos nº 5 – 46113 ESPAÑA
  E-MAIL CONTACTO: info@ayl.tv
 E-MAIL PEDIDOS DE ORACION Y SECRETARÍA: miguelgomez@ayl.tv
——————
MODOS DE COLABORAR CON EL SOSTENIMIENTO DEL PROYECTO
Todo el contenido de la plataforma independiente y propia AYL.TV es gratuito para todos. Sin embargo para poder ser una alternativa real necesitamos medios. Puedes apoyar a AYL.TV con una suscripción de pago en la propia plataforma, aquí:
Si lo prefieres también puedes hacer una donación, puntual o periódica, en Cuenta bancaria Openbank (Banco de Santander) : ES2500730100570163476193
Y también puedes desde cualquier rincón del mundo hacer tu aportación puntual o periódica por Paypal en paypal.me/adoracionyliberacion
Si deseas colaborar de otras formas, o tienes dudas, escribe a: info@ayl.tv
Dios te bendiga. ¡Gracias por unirte a nosotros!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: