DILECTA MEA (VIGANÒ): Texto completo de monseñor Viganò sobre la eliminación de la Misa y llamada todos los obispos y sacerdotes

Con acceso al vídeo original doblado al español por Vicente Montesinos

2 3.036

 

SIGUENOS EN TELEGRAM

 

 

 

DILECTA MEA

 

 

 

¡URGENTE! DEFINITIVO MENSAJE DE VIGANO SOBRE ELIMINACIÓN DE LA MISA Y LLAMADA A OBISPOS Y SACERDOTES

 

¿Tú que te permites prohibir la Santa Misa Apostólica, la has celebrado alguna vez? Tú que desde lo alto de tus sillas litúrgicas sentenciaste la “Misa vieja”, ¿has meditado alguna vez sobre sus oraciones, sus ritos, sus gestos ancestrales y sagrados? Esto me lo he preguntado varias veces en los últimos años: porque yo mismo, que también conocí esta Misa desde muy joven; que cuando todavía vestía pantalones cortos había aprendido a servirla y a responderle al celebrante, casi la había olvidado y perdido. Introibo ad altare Dei. De rodillas en los escalones helados del altar antes de ir a la escuela en invierno. Sudar bajo la ropa de un monaguillo, en el calor de ciertos días de verano. Había olvidado aquella Misa, que fue también la de mi Ordenación, el 24 de marzo de 1968: época en la que ya se percibían los signos de aquella revolución que poco después despojaría a la Iglesia de su tesoro más preciado para imponer un ritual falsificado.

 

Pues esa misa que la reforma conciliar anuló y prohibió en mis primeros años de sacerdocio quedó como un recuerdo lejano, como la sonrisa de un amado lejano, la mirada de un familiar desaparecido, el sonido de un domingo con sus campanas, voces amistosas. Pero era algo que concernía a la nostalgia, la juventud, el entusiasmo de una época en la que aún estaban por llegar los compromisos eclesiásticos, en la que todos queríamos creer que el mundo podría recuperarse de la posguerra y de la amenaza del comunismo con un impulso espiritual renovado. Queríamos pensar que el bienestar económico podría ir acompañado de algún modo de un renacimiento moral y religioso del país. A pesar del 68, las ocupaciones, el terrorismo, las Brigadas Rojas, la crisis del Medio Oriente. Así, entre los miles de compromisos eclesiásticos y diplomáticos, había cristalizado en mi memoria el recuerdo de algo que en realidad quedó sin resolver, “momentáneamente” dejado a un lado durante décadas. Algo que esperó pacientemente, con la indulgencia que solo Dios usa para con nosotros.

 

Mi decisión de denunciar los escándalos de los prelados americanos y de la Curia romana fue la ocasión que me hizo volver a considerar, bajo otra luz, no solo mi papel como arzobispo y nuncio apostólico, sino también el alma de ese sacerdocio que, en el Vaticano primero, y finalmente en los Estados Unidos había dejado de alguna manera incompleto: más por mi ser sacerdote que por el Ministerio. Y lo que aún no había entendido hasta entonces me quedó claro por una circunstancia aparentemente inesperada, cuando mi seguridad personal parecía estar en peligro y me encontré, a mi pesar, teniendo que vivir casi escondido, lejos de los edificios de la Curia. Fue entonces cuando esa bendita segregación, que hoy considero una especie de elección monástica, me llevó a redescubrir la Santa Misa tridentina. Recuerdo bien el día en que en lugar de la casulla me vestí con las vestimentas tradicionales, con el gorro ambrosiano y el manípulo: recuerdo el miedo que sentí al pronunciar, después de casi cincuenta años, aquellas oraciones del Misal que volvían a mi boca como si las hubiera recitado hasta hace poco. Confitemini Domino, bonificación quoniam , en lugar del Salmo Judica me, Deus del rito romano. Munda cor meum ac labia mea. Esas palabras ya no eran las del monaguillo o del joven seminarista, sino las palabras del celebrante, de mí que de nuevo, me atrevería a decir por primera vez, celebrado ante la Santísima Trinidad. Porque es cierto que el sacerdote es una persona que vive esencialmente para los demás, para Dios y para el prójimo, pero es igualmente cierto que si no tiene conciencia de su propia identidad y no cultiva la propia santidad, su apostolado es estéril, como el címbalo resonante.

 

Sé bien que estas reflexiones pueden dejar impasible, si no suscitar piedad, en quienes nunca han tenido la gracia de celebrar la misa habitual. Pero lo mismo ocurre, me imagino, para los que nunca se han enamorado y no comprenden el entusiasmo y el transporte casto del amado hacia la amada, para los que no conocen la alegría de perderse en sus ojos. El liturgista romano gris, el prelado con su clérigo a medida y la cruz pectoral en el bolsillo, el consultor congregacional con el último ejemplar del Concilium Civiltà Cattolica a la vista, miran la Misa de San Pío V con los ojos del entomólogo (la ciencia que estudia los insectos), escudriñando esa perícopa como un naturalista observa las venas de una hoja o las alas de una mariposa. Efectivamente, a veces me pregunto si no lo hacen con la asepticidad del patólogo que corta un cuerpo vivo con un bisturí. Pero si un sacerdote con un mínimo de vida interior se acerca a la Misa antigua, independientemente de que la haya conocido o descubierto por primera vez, queda profundamente conmovido por la majestuosidad compuesta del rito, como si viniera de fuera del tiempo; y entrara en la eternidad de Dios.

 

Lo que quisiera hacer comprender a mis Hermanos en el Episcopado y en el Sacerdocio es que esa Misa es intrínsecamente divina, porque uno percibe lo sagrado de manera visceral: uno es literalmente arrebatado al cielo, en presencia de la Santísima Trinidad y la Corte celestial, lejos del ruido del mundo. Es un canto de amor, en el que la repetición de signos, reverencias, palabras sagradas no tiene nada de inútil, así como la madre no se cansa de besar a su hijo, la novia repite “te amo” al novio. Allí todo se olvida, porque todo lo que en ella se dice y se canta es eterno, todos los gestos que allí se realizan son perennes, ajenos a la historia, pero inmersos en un continuo que une el Cenáculo, el Calvario y el altar en el que se celebra. El celebrante no se dirige a la asamblea, con la preocupación de ser comprensible o de hacerse simpático o de aparecer a la moda , sino a Dios: y ante Dios sólo existe el sentimiento de infinita gratitud por el privilegio de poder llevar consigo la oraciones del pueblo cristiano, alegrías y dolores de muchas almas, pecados y faltas de los que piden perdón y misericordia, agradecimiento por las gracias recibidas, sufragios por nuestros queridos difuntos. Uno está solo, y al mismo tiempo se siente íntimamente unido a un sinfín de almas que atraviesan el tiempo y el espacio.

 

Cuando celebro la Misa Apostólica, pienso que en ese mismo altar, consagrado con las reliquias de los Mártires, muchos santos y miles de sacerdotes celebraron, con mis propias palabras, repitiendo los mismos gestos, haciendo las mismas reverencias y las mismas genuflexiones, vistiendo las mismas vestimentas. Pero sobre todo comunicándonos al mismo Cuerpo y Sangre de Nuestro Señor, al que todos hemos sido asimilados en la ofrenda del Santo Sacrificio. Cuando celebro la Misa de todos los tiempos, me doy cuenta de la manera más sublime y completa del verdadero significado de lo que nos enseña la doctrina. Actuar in persona Christi no es una repetición mecánica de una fórmula, sino la conciencia de que mi boca pronuncia las mismas palabras que pronunció el Salvador sobre el pan y el vino en el Cenáculo; que mientras levanto la Hostia y el Cáliz al Padre, repito la inmolación que Cristo hizo de Sí mismo en la Cruz; que al comunicarme consumo la Víctima del sacrificio y me alimento de Dios, y no estoy participando en una fiesta. Y toda la Iglesia está conmigo: la triunfante que se digna unirse a mi oración suplicante, la sufriente que la espera para acortar la estancia de las almas en el Purgatorio, la militante que se fortalece en la batalla espiritual diaria. Pero si verdaderamente, como profesamos con fe, nuestra boca es la boca de Cristo, si en verdad nuestras palabras en la Consagración son las de Cristo, si las manos con las que tocamos la Santa Hostia y el Cáliz son las manos de Cristo, ¿Qué respeto debemos tener por nuestro cuerpo, manteniéndolo puro e incontaminado? ¿Qué mejor incentivo para permanecer en la gracia de Dios? Mundamini, qui fertis vasa Domini . Y con las palabras del Misal: Aufer a nobis, quæsumus, Domine, iniquitates nostras: ut ad sancta sanctorum puris mereamur mentibus introire .

 

El teólogo me dirá que esta es una doctrina común y que la Misa es exactamente eso, independientemente del rito. No lo niego, racionalmente. Pero si bien la celebración de la Misa Tridentina es un recordatorio constante de una continuidad ininterrumpida de la obra de la Redención jalonada de santos y beatos, no me parece que ocurra lo mismo con el rito reformado. Si miro la mesa  frente al populum , veo el altar luterano o la mesa protestante allí; si leo las palabras de la Institución en forma narrativa de la Última Cena, escucho las modificaciones del Libro Común de Oración de Cranmer y el informe de Calvin; si me desplazo por el calendario reformado, encuentro que los mismos santos que cancelaron a los herejes de la Pseudoreforma han sido eliminados. Y así para los cánticos, que horrorizarían a un católico inglés o alemán: escuchar los coros de aquellos que martirizaron a nuestros sacerdotes y pisotearon el Santísimo Sacramento en desprecio de la “superstición papista” bajo las bóvedas de una iglesia debería hacernos comprender el abismo entre la Misa Católica y su falsificación conciliar. Por no hablar de la lengua: los primeros en abolir el latín fueron los herejes, en nombre de una mayor comprensión de los ritos del pueblo; un pueblo al que engañaron, tomando la Verdad revelada y propagando el error. Todo es profano en el Novus Ordo . Todo es momentáneo, todo accidental, todo contingente, variable, mutable. No hay nada eterno, porque la eternidad es inmutable, como la fe es inmutable. Cuan inmutable es Dios.

 

Hay otro aspecto de la Santa Misa tradicional que me gustaría subrayar, y que nos une a los Santos y Mártires del pasado. Desde la época de las catacumbas y hasta las últimas persecuciones, dondequiera que un sacerdote celebre el Santo Sacrificio, ya sea en un desván o en un sótano, en el monte, en un granero o incluso en un furgón, está místicamente en comunión con aquella multitud de heroicos testigos de la Fe, y sobre ese improvisado altar reposa la mirada de la Santísima Trinidad, ante él todas las huestes angélicas se arrodillan en adoración, hacia él miran las almas del purgatorio. Incluso en esto, especialmente en esto, cada uno de nosotros comprende cómo la Tradición crea un vínculo indisoluble a través de los siglos no sólo en la celosa custodia de ese tesoro, sino en el enfrentamiento a las pruebas que conlleva, aunque sea la muerte. Ante este pensamiento, la soberbia del tirano actual, con sus delirantes decretos, debe fortalecernos en la fidelidad a Cristo y hacernos sentir parte integrante de la Iglesia de todos los tiempos, porque no podemos ganar la palma de la victoria si no estamos listos para luchar el bonum certamen .

 

Quisiera que mis hermanos se atrevieran a lo inosable: quisiera que se acercaran a la Misa Tridentina no para complacerse con el encaje de una túnica o el bordado de un planeta, o por una mera convicción racional sobre su legitimidad canónica o sobre el hecho que no se ha abolido jamás; sino con el asombro con el que Moisés se acercó a la zarza ardiente: sabiendo que cada uno de nosotros, al regresar del altar después del último Evangelio, está de alguna manera transfigurado internamente porque se ha encontrado allí con el Lugar Santísimo. Sólo allí, en ese Sinaí místico, podemos comprender la esencia misma de nuestro Sacerdocio, que es la entrega de sí mismo a Dios, ante todo; oblación de sí mismo junto con Cristo Víctima, para mayor gloria de Dios y salvación de las almas; sacrificio espiritual que saca fuerza y vigor de la Misa; renuncia a sí mismo, para dar paso al Sumo Sacerdote; signo de verdadera humildad, en el aniquilamiento de la propia voluntad y en el abandono a la voluntad del Padre, siguiendo el ejemplo del Señor; gesto de auténtica “comunión” con los santos, compartiendo la misma profesión de fe y el mismo rito. Y quisiera esta “experiencia” no solo para los que celebran el Novus Ordo desde hace décadas , sino sobre todo a los sacerdotes jóvenes y a los que desarrollan su ministerio en primera línea: la Misa de San Pío V es para los espíritus indomables, para almas generosas y heroicas, para corazones ardientes de caridad por Dios y por el prójimo.

 

Lo sé bien: la vida de los sacerdotes de hoy está hecha de mil pruebas, de estrés, del sentimiento de estar solos luchando contra el mundo, en el desinterés y el ostracismo de los Superiores, de un desgaste lento que distrae de la meditación, de la vida interior, del crecimiento espiritual. Y sé muy bien que este sentimiento de asedio, de encontrarse como marinero solo teniendo que gobernar un barco en medio de una tormenta, no es prerrogativa de tradicionalistas o progresistas, sino que es el destino común de todos aquellos que han ofrecido su vida por el Señor y a la Iglesia, cada uno con sus propias miserias, con los problemas económicos, los malentendidos con el Obispo, las críticas de los cohermanos, las peticiones de los fieles. Y esas horas de soledad, en las que la presencia de Dios y la compañía de la Virgen parecen desvanecerse, como en la noche oscura de San Juan de la Cruz. ¿Quién me limpia? Et quare tristis incedo, dum affligit me inimicus? Cuando el diablo serpentea maliciosamente entre internet y la televisión, quærens quem devoret , aprovechándose de nuestro cansancio por la traición. En esos casos, a los que todos nos enfrentamos como Nuestro Señor en Getsemaní, es nuestro Sacerdocio el que Satanás quiere golpear, presentándose tan persuasivo como Salomé ante Herodes, pidiéndonos el don de la cabeza del Bautista. Ab homine iniquo, et malicioso erue me . En la prueba todos somos iguales: porque la victoria que el Enemigo quiere ganar no es sólo sobre nuestras pobres almas bautizadas, sino sobre Cristo Sacerdote, cuya unción llevamos nosotros.

 

Por eso, hoy más que nunca, la Santa Misa Tridentina es la única ancla de salvación del sacerdocio católico, porque en ella renace el sacerdote, cada día, en ese tiempo privilegiado de íntima unión con la Santísima Trinidad, y de ella atrae las gracias indispensables para no caer en el pecado, para avanzar en el camino de la santidad, para encontrar el sano equilibrio con el que afrontar el Ministerio. Creer que todo esto puede liquidarse como una mera cuestión ceremonial o estética, es no haber entendido nada de la propia Vocación. Porque la Santa Misa de “siempre” -y lo es realmente, ya que siempre ha sido contrariada por el Adversario- no es una amante complaciente que se ofrece a cualquiera, sino una esposa celosa y casta, tan celosa como el Señor.

 

¿Quieres agradar a Dios o a aquellos que te alejan de Él? La cuestión, después de todo, es siempre esta: la elección entre el yugo suave de Cristo y las cadenas de la esclavitud del adversario. La respuesta os aparecerá clara y límpida cuando también vosotros, maravillados ante este inconmensurable tesoro que os ha sido escondido, descubráis lo que significa celebrar el Santo Sacrificio no como patéticos “presidentes de la asamblea”, sino como “ministros de Cristo”. y dispensadores de los Misterios de Dios” (ICor 4, 1).

 

Toma el Misal en tu mano, pide ayuda a un sacerdote amigo y sube al Monte de la Transfiguración: Emitte lucem tuam et veritatem tuam: ipsa me deduxerunt, et adduxerunt in montem sanctum tuum, et in tabernacula tua. Como Pedro, Santiago y Juan, exclamarás: Domine, bonum est nos hic esse , “Señor, bueno es que nos quedemos aquí” (Mt 17, 4). O, con las palabras del salmista que el celebrante repite en el ofertorio: Domine, dilexi decorem domus tuæ, et locum habitationis gloriæ tuæ .

 

Cuando lo hayas descubierto, nadie te podrá quitar aquello para lo que el Señor ya no te llama siervo, sino amigo (Jn 15, 15). Nadie podrá jamás convencerte de que renuncies a ello, obligándote a contentarte con su adulteración nacida de mentes rebeldes. Eratis enim aliquando tenebræ: nunc enim lux en Domino. Ut filii lucis ambulate. “Si alguna vez fuiste tinieblas, ahora eres luz en el Señor. Por tanto, compórtate como hijo de la luz” (Efesios 5: 8). Propter quod dicit: Surge qui dormis, et exsurge a mortuis, et illuminabit te Christus. “Por eso está escrito: Despierta, tú que duermes, levántate de los muertos, y Cristo te iluminará” (Efesios 5, 14).

 

 

+ Carlo Maria Viganò, arzobispo
2 de enero de 2022
Sanctissimi Nominis JESU

 

 

 

 


…AYUDA A AyL A PODER SEGUIR
Únete ahora a ayl.tv y ayúdanos a seguir y crecer:
Canal de Telegram: t.me/adoracionyliberacion
 DIRECCIÓN POSTAL: «Adoración y Liberación». Apartado de Correos nº 5 – 46113 ESPAÑA
  E-MAIL CONTACTO: info@ayl.tv
 E-MAIL PEDIDOS DE ORACION Y SECRETARÍA: miguelgomez@ayl.tv
——————
MODOS DE COLABORAR CON EL SOSTENIMIENTO DEL PROYECTO
Todo el contenido de la plataforma independiente y propia AYL.TV es gratuito para todos. Sin embargo para poder ser una alternativa real necesitamos medios. Puedes apoyar a AYL.TV con una suscripción de pago en la propia plataforma, aquí:
Si lo prefieres también puedes hacer una donación, puntual o periódica, en Cuenta bancaria Openbank (Banco de Santander) : ES2500730100570163476193
Y también puedes desde cualquier rincón del mundo hacer tu aportación puntual o periódica por Paypal en paypal.me/adoracionyliberacion
Si deseas colaborar de otras formas, o tienes dudas, escribe a: info@ayl.tv
Dios te bendiga. ¡Gracias por unirte a nosotros!

2 comentarios
  1. Alberto Ramón Althaus says

    Disculpe que insista en la película porque es muy didáctica a los fines de ver los argumentos pero también cómo el enemigo puede enseñar todo lo contrario y tergiversar las cosas al final casi sin que nos demos cuenta. Por ello hay que ser astutos y prudentes.
    Es importante para que el católico comience a discernir. Que ser pregunta ¿Qué es lo que dice el autor con este artículo, con esta película o con estas palabras? y no se quede en la superficie.
    Los católicos deberían ver la película “Catolicos” en Youtube promocionada por Wanderer como parte de un artículo titulado: “La película e introducción de Jack Tollers” que expone muy bien los argumentos de la misa de siempre y la crítica a la Iglesia actual.
    Independiente de la argumentación perfecta de la misa de siempre y de ciertas críticas a los católicos tercermundistas, lo que el Abad dice y hace al final es lo importante y cómo termina la película, o sea, tienen razón pero marchen presos.
    No se pongan anteojeras con la introducción de Jack Tollers o Wanderer y vayan directamente a las figuras del Abad y del interventor que son los personajes principales, los héroes de la película, y, por el otro lado, los monjes, los villanos, que son los rigoristas, los obstinados y peligrosos que se pueden convertir en criminales y que deben ser manejados y manipulados por el Abad.
    Si quieren suban a Youtube su comentario pero no lo intenten en el sitio de Wanderer que no acepta comentarios críticos y refutaciones íntegras fundadas a los artículos de escritores que venden humo para ello vayan a Católicos+Jack Tollers+youtube.
    Es importante empezar a discernir se quiere vender la necesidad de la obediencia hasta la necedad para salvarse y están dando porquerías a fieles cansados que quieren perseverar en la fe.
    La película está muy bien realizada y es entretenida pero ordenada a la confusión, o sea, que la privación de ser o el mal en la película está en su ordenación última a un fin contrario a la salvación. Me gustaría saber si hay inteligencia católica en este planeta.
    Hay que ver que Wanderer y Jack Tollers nos venden la apostasía a bajo precio.

  2. Alberto Ramón Althaus says

    ¿Qué se puede negociar detrás de la misa de siempre según mi opinión?
    Mi opinión.
    El ataque de la jerarquía a la misa de siempre es como un poner todas las tropas en la frontera de un país que no tiene capacidad de defensa para imponer algo a cambio de no invadirlo sin que ello impida que en el futuro se proceda a realizar la invasión.
    Es una forma de negociación.
    Se dejan preparadas las cosas para perseguir la misa tradicional y eliminarla, mientras tanto, se entra en un compás de espera en el que la jerarquía negocia otras cosas que consideran importantes.
    ¿Qué está negociando la jerarquía con los tradicionalistas?
    La no realización de un cisma por parte del sector tradicional y el cese al fuego contra la herejía de la misericordia.
    ¿Por qué esa negociación e intento de evitar el cisma?
    ¿Por qué querría conservar dentro de la Iglesia a los tradicionalistas si el mismo Bergoglio ha dicho que no teme un cisma y le convendría tenerlos lejos?
    No es una decisión de la jerarquía sino una exigencia del nuevo orden global.
    Gran parte de la jerarquía sigue ordenes de los que están arriba en lo que se llamaba la masonería y que ahora tiene, además, otros nombres.
    ¿Por qué cree la jerarquía y Bergoglio que la masonería se interesa en los tradicionalistas?
    Ellos creen que siguen la misma idea católica que permitiendo la convivencia de herejes y católicos en el templo los católicos caerán en la herejía y, por lo tanto, las nuevas ideas globales se impondrán de manera más eficiente a los católicos tradicionalistas. Es ir cocinando despacio la rana.
    Con el arrianismo se hizo lo contrario, los católicos les dejaron los templos a los herejes para mantener la fe. No pueden convivir herejes y católicos en los templos sin que se pierda la fe.
    ¿Son esa las intenciones del nuevo orden global, a saber, sólo lograr una apostasía general de la fe?
    No sólo eso.
    La Bestia le dará muerte a la Mala Mujer, la Mala Mujer es una religión e Iglesia adulterada que se va lejos del Esposo, sigue siendo mujer y sigue siendo Iglesia.
    El Apocalipsis de San Juan cuando comienza a habla de la Buena y Mala Mujer ya no vuelve a mencionar la palabra Iglesia como lo hacía antes.
    ¿Cómo actuaron en el pasado? La organización eligió atacar Francia con la Revolución Francesa porque era la hija preferida de la Iglesia pero, también, porque quería cobrar una vieja deuda con la casa de Borbón, la muerte de Jacobo Molay, Gran Maestre de los templarios en 1314, con la ejecución de Luis XVI que se hizo de manera de enviar ese mensaje.
    Por otra parte, los jesuitas fueron los primeros en entrar en contacto con la masonería para intentar llegar a acuerdos y Bergoglio es jesuita.
    El objetivo de la jerarquía de la Iglesia en términos teológicos es sentarse sobre el nuevo imperio global o lo que se llama la Bestia del Mar según Daniel, San Juan y según toda una tradición y servirse del gobierno global y ser la Bestia de la Tierra o gran parte de la nueva religión global sincretista y exotérica en la base y masónica, cabalística y esotérica en la cumbre.
    Hasta ahora la jerarquía siguió planes cuya resolución no conoce, no creen en el Apocalipsis y creen que se les va a permitir sobrevivir de alguna manera.
    Pueden verse aquí las profecías de León XIII sobre un papa que intenta salir sobre los cadáveres de sus sacerdotes.
    Se dice la jerarquía “¿que es lo peor que nos puede pasar?”
    “¿Que hagan desaparecer la unidad de la Iglesia y se distribuyan sus vestidos?” “¿Convertirnos en Iglesias nacionales católicas reformistas?” “Siempre habrá lugar en el templo para Judas”.
    Pero eso no es verdad.
    Lo que le ocurrirá será que la Bestia se comerá las carnes de la Mala Mujer.
    Me recuerda Bergoglio y Benedicto a Luis XVI y a los obispos les pasará lo mismo.
    Pero están demasiado jugados y no van a volverse atrás en sus decisiones, “Dios nos protegerá” se dicen.
    Y, actúan como decían los escribas y doctores de la ley que iban a hacerse bautizar por Juan bautista y él los insultó y les dijo que Dios podía sacar de las piedras hijos de Abraham.
    y que debían hacer buenas obras para salvarse.
    A la Iglesia se la tienen jurada, el atrio y las naves serán destruidos y sólo se salvará el tabernáculo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: