Viganò: ¡No tengan miedo! ¡Abran las puertas a Cristo!

Viganò en el Día del NO MIEDO, nos re-lanza este grito de esperanza de Juan Pablo II

2 2.377

 

 

 

 

Estimados amigos,

Estimados hermanos y hermanas,

Permítanme unirme a ustedes para expresarles mi cercanía espiritual y todo mi apoyo. Su presencia en esta plaza, como en tantas plazas de Italia, demuestra que todavía hay personas que no renuncian a ejercitar su inteligencia y que no está dispuesta a renunciar a su libertad.

Ustedes se han reunido de nuevo para expresar su determinación de no dejarse engañar por las mentiras de la narrativa mediática del régimen, por la censura de las plataformas sociales y por la televisión, por el terrorismo sembrado con el objetivo de obligarlos a suministrarse un suero génico experimental del que cada día surgen posteriores efectos secundarios graves, incluso letales, junto con la demostración de su ineficacia para contener el contagio.

Creo que todos nos hemos dado cuenta de que se está utilizando la pandemia como medio para lograr ese Gran Reinicio que ha sido planeado en todos sus detalles durante años. Es desconcertante ver cómo todas las fuerzas políticas, incluso aquéllas de las que cabría esperar alguna oposición a la instauración de esta dictadura sanitaria, se han convertido en cómplices de una élite de conspiradores criminales. Gobiernos, magistrados, fuerzas del orden, médicos y científicos, funcionarios públicos y privados, periodistas, pero también obispos y sacerdotes, y las mismas cúpulas del Vaticano: en todo el mundo, todos siguen el mismo guión, bajo una única dirección. Hemos visto hasta dónde llega su furia ideológica: discriminando y criminalizando a quienes deciden no formar parte de esta experimentación masiva, impulsada por un plan antihumano -porque es fundamentalmente anticrístico- y por enormes intereses económicos.

Pero si todos ustedes son conscientes de lo absurdo y de la absoluta gravedad de lo que está ocurriendo desde hace año y medio; si muchos de ustedes entienden que el Covid sirve para instrumentalizar las libertades naturales de los ciudadanos e instaurar un régimen orwelliano en el que cada uno de nosotros es rastreado y controlado en todas sus actividades; por otro lado hay que profundizar, es decir, reconocer que lo que vemos que ocurre responde a un proyecto inhumano por parte de personajes que odian no sólo la salud del cuerpo, sino también y sobre todo la salvación del alma.

Cada uno de ustedes, cada uno de nosotros tiene un alma inmortal, creada por Dios y redimida por Nuestro Señor Jesucristo con el sacrificio de la Cruz. El Señor ha derramado Su Sangre por cada uno de nosotros, y es nuestro deber y el de ustedes guardar vuestra alma inmortal en la Gracia de Dios, siguiendo Sus Mandamientos y testimoniando con valentía la Fe en los momentos en que está tan gravemente amenazada, incluso por los que gobiernan actualmente la Iglesia y se han puesto del lado del Enemigo.

Debemos reconocer que si hemos llegado a este punto, en gran medida se debe a nuestra propia infidelidad, al haber dejado que otros decidan en lugar de Dios lo que está bien y lo que está mal, al haber permitido que en nombre de la tolerancia se permita el asesinato de niños en el vientre materno, la matanza de enfermos y ancianos, la degeneración de la moral cristiana y la corrupción de niños y jóvenes.

Lo que ocurre hoy es el fruto envenenado de décadas de disolución, de rebelión contra la Ley del Señor, de pecados y vicios que claman venganza a los ojos de Dios.

La Providencia nos muestra en qué puede convertirse el mundo cuando abandona el señorío de Jesucristo y se coloca bajo la esclavitud de Satanás. Las mías no son palabras apocalípticas -como algunos pretenden-, sino una severa advertencia, como Pastor de la Iglesia Católica, para que volvamos a Dios, para que reconozcamos que donde no reinan Cristo Rey y María Reina impera la tiranía cruel y despiadada del demonio, que promete fraternidad universal mientras sólo quiere nuestra condenación.

Quisiera hacer mías las palabras de Juan Pablo II que pronunció al inicio de su pontificado en 1978: “¡No tengáis miedo! ¡Abran, abran de par en par las puertas a Cristo y a su poder salvador! ¡No tengan miedo. Abran, abran de par en par las puertas a Cristo! Jesucristo es Rey y Señor de la Historia, en sus manos están la suerte y el destino de cada uno de nosotros, de los Estados y de la Santa Iglesia. Él no permitirá que sucumbamos a los embates del enemigo de la raza humana. Vuelvan, volvamos todos a Él, con la confianza del hijo pródigo que pide humildemente a su padre que le perdone y le acoja de nuevo en su casa. Volvamos a ser cristianos, orgullosos de nuestra Fe y de la civilización que la Religión ha edificado a lo largo de dos mil años de historia, y de la que nuestra querida patria, Italia, fue la cuna. Volvamos a defender en nuestro compromiso civil y político esos valores innegociables que hoy vemos negados y conculcados. Pero, sobre todo, les ruego y les imploro: volvamos a vivir en la Gracia de Dios, a frecuentar los Sacramentos, a practicar las virtudes, a ser cristianos coherentes con las promesas del Bautismo, auténticos testigos de Cristo.

Y para que este día en el que ustedes manifiestan pública y valientemente su oposición a la inminente tiranía no quede estéril y carente de luz sobrenatural, les invito a todos a recitar conmigo las palabras que el Señor nos ha enseñado. Hagámoslo con fervor, con un impulso de caridad, invocando la protección de Nuestro Señor y de su Santísima Madre sobre todos nosotros, sobre nuestras familias, sobre nuestra Patria y sobre el mundo entero: Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy el pan de cada día, perdona nuestras ofensas, como nosotros perdonamos a los que nos ofenden, y no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.

 

+ Carlo Maria Viganò, Arzobispo

26 de setiembre de 2021

Dominica XVIII Post Pentecosten

 

 

 

2 comentarios
  1. Fernando says

    Dios te bendiga

  2. Anónimo says

    Greato

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: