¡UNA JOYA! RESUMEN DE LA HOMILÍA DEL PADRE TAMAYO DE AYER, PRIMER DOMINGO DE CUARESMA (con acceso al vídeo)

Sylvia Zamora

Responsable Espiritualidad AyL

PRIMER DOMINGO DE CUARESMA
21 FEBRERO 2021

 

 

Rvdo. P. Tamayo – Director Espiritual de Adoración y Liberación

 

Queridos hermanos en el Señor:
Con el miércoles de ceniza comenzábamos el tiempo de Cuaresma.
Hoy primer domingo, la palabra de Dios nos propone el centralismo del señorío de Cristo.

¿Como vive Cristo ese señorío?
Lo vive desde la realidad de sus dos naturalezas.
La divina como hijo de Dios y la humana como hijo del hombre.

El libro de Job nos muestra que la vida del hombre sobre la tierra es una lucha continúa.
Los tres enemigos del ser humano son el mundo, demonio y carne, pero para soportar esto, tenemos la asistencia del Señor con sus santos ángeles.

Estamos en medio de esta lucha, por tanto no podemos darnos lujos ni comodidades, hay que sujetarse a la disciplina del soldado.
El católico es el soldado de Cristo, que lucha contra el demonio, el mundo con todo lo que ofrece y la carne con el desorden de sus inclinaciones naturales, no sólo de tipo sexual, sino de otros pecados graves como es la soberbia, el egoísmo, y la gula.

El enemigo está también infiltrado en la vida de la iglesia, con las filosofías ateas y paganas, con la búsqueda de la comodidad, todo rodeado de tentaciones.

Hay que vivir el verdadero catolicismo que no es el falso catolicismo de la fraternidad universal, ni la adoración a otros dioses.

Está Cuaresma es la de la disciplina cristiana, que es el único camino para el gozo eterno que ha de estar en todos los aspectos de la vida humana.

Dios nos ofrece esta oportunidad para que los niños sean enseñados a vivir con disciplina cristiana.
Al niño hay que formarlo, al joven, al adulto, al soltero, al casado, a los consagrados, a los sacerdotes, todos han de vivir la disciplina cristiana.

A los sacerdotes y obispos hemos de recordarles que no se dejen engañar por una necesidad exagerada de la ciencia y de la técnica.
Porque el demonio también entra por ahí.

La ciencia y la técnica nos la da El Señor, pero si se deja en manos del demonio, llevarán no sólo al clero sino a toda la iglesia al infierno.
Por tanto » vigilar y orar» continuadamente.
Oración diaria, en horas de la madrugada y participación en los sacramentos, en la confesión y la santa misa.

Si no hay oración ni sacramentos el católico muere.
Fortalezcámonos por tanto con «disciplina cristiana».
En medio de la persecución, incluso en un posible martirio por fidelidad a Cristo y a la única iglesia verdadera fundamentada en los apóstoles, no en los concilios.

Fieles a Cristo sacrificado perpetuamente en el sacrificio del altar.
Fieles y centrados en Cristo, amándolo por encima de todo, y de todos, incluso de nosotros mismos.

Para que Cristo sea El Rey, El Señor de la historia hoy y siempre aquí y en todo lugar.

!!GLORIA AL SEÑOR JESÚS!!

 


 

 



Categorías:CONSEJO DIRECTIVO, Director Espiritual - Padre Tamayo, Sylvia Zamora

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: