Vicente Montesinos 

Cuando los soldados llegaron al lugar llamado Calvario, crucificaron allí a Jesús y a los malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda. Uno de los malhechores colgados le insultaba: «¿No eres tú el Cristo? Pues ¡sálvate a ti y a nosotros!». 




Pero el otro le respondió diciendo: «¿Es que no temes a Dios, tú que sufres la misma condena? Y nosotros con razón, porque nos lo hemos merecido con nuestros hechos; en cambio, éste nada malo ha hecho». Y decía: «Jesús, acuérdate de mí cuando vengas con tu Reino». Jesús le dijo: «Yo te aseguro: hoy estarás conmigo en el Paraíso»

Recordamos hoy,  el día después de la fiesta de todos los santos, a todos los fieles difuntos; y el evangelio nos habla del hecho más importante de nuestra vida; la muerte y resurrección de nuestro señor Jesucristo; invitándonos además a hacer nuestra la plegaria del buen ladrón. 

Rogamos pues por los difuntos, a la vez que nos encomendamos a todos los santos; y entre tanto, nosotros; intentamos vivir el mensaje de Cristo desde ese “acuérdate de mí” tan necesario para esta iglesia militante. 

En el recuerdo pues, y oración permanente, por esa iglesia purgante, a la que dedicamos especialmente este día de los fieles difuntos; seamos capaces de acoger la Cruz de Cristo como el buen ladrón; y así obremos como tanta gente que está hoy junto a la cruz  y entiende que lo que está sucediendo es algo grandioso, algo que puede transformar sus vidas. 

Y es que Señor, somos  débiles, pero con nuestro empeño y tu misericordia, podremos estar contigo un día en el paraíso. Que así sea. 

Anuncios