En aquel tiempo, dijo Jesús a Nicodemo: «Tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en Él no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no ha enviado a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por Él. El que cree en Él, no es juzgado; pero el que no cree, ya está juzgado, porque no ha creído en el Nombre del Hijo único de Dios».

 

santisima-trinidad-810x384

 

Que bien nos viene volver a escuchar que “Dios tanto amó al mundo…”, en la fiesta de la Santísima Trinidad; donde hallamos unas relaciones que son de Amor, y entendemos que todo lo que Dios hace, lo hace porque nos ama.

«Un solo Dios, un solo Señor, en la trinidad de personas y en unidad de su naturaleza». Y todo Amor, en el sentido más sublime de la palabra, desde el que se explica la creación, la redención, la salvación y la promesa de la vida eterna para nosotros, pobres mortales.

¡Feliz día de la Santísima Trinidad! ¡Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos! ¡Amen!

 

 

Vicente Montesinos

 

Anuncios