Hoy, 24 de mayo, celebramos a María Auxiliadora, Madre de Dios, defensora nuestra, y protectora de la santa madre Iglesia. 

El primero que llamó a la Virgen María con el título de “Auxiliadora” fue San Juan Crisóstomo, en Constantinopla en al año 345, el dice: ” Tú, María, eres auxilio potentísimo de Dios”.

Así ha sido con muchos santos, y ha ido creciendo esta devoción y advocación; pero fue San Juan Bosco, quien dió a la misma la carta de identidad por la que hoy la conocemos y profesamos. 

En 1862, en plena madurez de Don Bosco, éste hace la opción mariana definitiva: Auxiliadora. “La Virgen quiere que la honremos con el título de Auxiliadora: los tiempos que corren son tan aciagos que tenemos necesidad de que la Virgen nos ayude a conservar y a defender la fe cristiana”.

Desde esa fecha el título de Auxiliadora aparece en la vida de Don Bosco y en su obra como “central y sintetizador”. 

La Auxiliadora es la visión propia que Don Bosco tiene de María. La lectura evangélica que hace de María, la experiencia de su propia vida y la de sus jóvenes salesianos, y su experiencia eclesial le hacer percibir a María como “Auxiliadora del Pueblo de Dios”.

Hoy, 24 de mayo, y siempre; María Auxiliadora de los cristianos, ruega por nosotros. 

Anuncios