Hoy en los territorios del antiguo Reino de Valencia, se celebra la festividad de San Vicente Ferrer, o lo que comúnmente se ha venido llamando durante siglos la “Pascua de San Vicente”.

La trascendencia de este santo valenciano en la catolicidad universal es enorme.

Dominico de intensa predicación, gigantesca labor apostólica, y enorme influencia en todos los aspectos, sociales, religiosos y culturales de su época y de los siglos venideros.
De enorme raigambre en los territorios valencianos, hoy celebran su onomástica gran parte de los hombres de esas tierras, que por tradición y devoción son llamados Vicente.

A este gran santo encomendamos hoy también a nuestra Iglesia, en momentos no siempre sencillos, para que siga velando por ella, e intercediendo ante Dios para el buen fruto de la labor apostólica de la barca de Pedro.

Encomendamos también a él a los territorios valencianos, que pasan por momentos convulsos,  y donde el respeto debido a la religión católica, a nuestra fe, a nuestras devociones, y nuestras tradiciones, brilla por su ausencia.

¡San Vicente Ferrer glorioso, ruega por nosotros!

Vicente Montesinos

Anuncios